Por 19-S hay mil 590 predios para demoler

Damnificados demandan apoyo económico a dos meses del sismo; delegaciones esperan la ley de reconstrucción para proceder
Habitantes del edificio Osa Mayor, en la colonia Doctores, delegación Cuauhtémoc, aún esperan el dictamen para saber si se demolerá (CÉSAR REYES. EL UNIVERSAL)
20/11/2017
03:30
Gerardo Suárez y Donovan Kremer
-A +A

[email protected]

A dos meses del sismo del 19 de septiembre hay por lo menos mil 590 inmuebles en la Ciudad de México, en su mayoría de uso habitacional, que deben ser demolidos debido a los daños severos que tuvieron, por lo que sus habitantes demandan el apoyo económico de autoridades federales y locales para reconstruir.

Xochimilco es la delegación donde se tendrán que tirar más edificaciones, seguida de Iztapalapa, Tláhuac y Álvaro Obregón, de acuerdo con cifras de las autoridades delegacionales y el gobierno capitalino, recopiladas por EL UNIVERSAL, y las cifras pueden aumentar, pues continúa la dictaminación de inmuebles.

En la delegación Xochimilco, gobernada por Morena, hay 952 inmuebles en código rojo que deben demolerse por presentar un daño estructural o porque el temblor provocó hundimientos del suelo, como en el pueblo de Santiago Tulyehualco, informó Gustavo Cabrera, director general de Jurídico y Gobierno.

Dijo que hay organizaciones de la sociedad civil a la espera de apoyar en la reconstrucción, “pero no tenemos la claridad ni las líneas de la Ley de Reconstrucción que se deben aprobar en la Asamblea”.

Añadió que tampoco se cuenta con todos los dictámenes de directores responsables de obra que confirmen las demoliciones, necesarios para acceder a recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) o del gobierno capitalino.

Por separado, el gobierno capitalino ha empezado a demoler casas en el pueblo de San Gregorio Atlapulco y anunció la reconstrucción de más de 300 viviendas resistentes a sismos con ayuda de la Fundación Slim.

Iztapalapa, con 2 mil edificios muy dañados. En Iztapalapa han ubicado 2 mil inmuebles en mal estado, de los cuales se estima que se demolerán 200 sólo en la colonia Santa Cruz Meyehualco y se reconstruirá igual número de casas “antisísmicas” sin costo para los vecinos, informó la administración de la delegada perredista Dione Anguiano. En este caso, se indicó que ya demolieron 21 casas.

Tláhuac es otro de los casos críticos con 6 mil casas con daños de diversa magnitud. El delegado Rigoberto Salgado dijo que se demolerán más de 200 edificaciones y luego se reconstruirán, excepto en 20 casos de la colonia Del Mar, donde el sismo abrió múltiples fallas en el suelo.

“Esperamos los resultados de un estudio del Instituto de Ingeniería de la UNAM, pero en los comentarios preliminares indican que el suelo ya no es habitable, al menos 20 viviendas de la calle Pingüino no van a poder construir nada”, reveló Salgado.

Dijo que buscarán presupuesto para comprar esos 20 predios y así los afectados obtengan recursos para rehacer sus casas en otros puntos, mientras que en los predios dañados se haría un parque público seguro.

En Álvaro Obregón, la demarcación encabezada por Antonieta Hidalgo estimó que hay que tirar y reconstruir por lo menos 100 inmuebles, sobre todo en el pueblo de Santa Rosa Xochiac, donde el gobierno local y la demarcación anunciaron el mes pasado la creación de las primeras viviendas resistentes a sismos.

En Miguel Hidalgo se demolieron 15 viviendas precarias, mismas que se reconstruirán con donativos, dijo la delegada Xóchitl Gálvez.

Para la reconstrucción de viviendas de escasos recursos se prevé la posibilidad de acceder a dinero del Fonden y del gobierno capitalino.

Pero a dueños de condominios y casas de nivel medio en Benito Juárez, Coyoacán, Cuauhtémoc y Tlalpan han ofrecido sólo créditos “blandos” que consideran “impagables”.

Otra alternativa que da la iniciativa de Ley de Reconstrucción es que se construya 35% más viviendas en los predios para vender ese excedente y tener otra fuente de ingreso para pagar la reposición de sus casas.

En Coyoacán, el delegado Valentín Maldonado estimó que de momento se van a demoler seis inmuebles, como Paseo del Río 10, Pacífico 455, Esocia 29 y 33, Granado 76 y Cafetales 1170, mientras que está por concluirse Miramontes 3010, que derribó la secretaría de Obras y Servicios. Aclaró aún se lleva a cabo una evaluación por parte del Instituto para la Seguridad de las Construcciones para saber con precisión cuántas edificaciones se deberán tirar.

Benito Juárez indicó que son 23 los inmuebles a tirar, ya sea porque se colapsaron o porque quedaron con daños estructurales y después se van a reconstruir con apoyo de la iniciativa privada, según prevé el delegado Christian von Roehrich.

En Cuauhtémoc por lo menos 16 inmuebles ameritan la demolición, como Génova 33 y Hamburgo 112 que están en curso, entre otros.

En Gustavo A. Madero se desmantela el edificio de Coquimbo 911; en Tlalpan al menos se tirarán cuatro inmuebles. Esta demarcación así como la Magdalena Contreras indicaron que esta semana darán a conocer los planes de reconstrucción.

De los mil 590 inmuebles, hasta el momento 88 inmuebles han seguido un proceso a través del Gobierno capitalino, que será la instancia que se encargue de demolerlos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS