"Leyes secundarias pueden frenar la Constitución"

Carta Magna va adelante, puede haber enmiendas, pero serán pocas, dice; llama a los precandidatos a debatir los cambios en la ciudad
Ex presidente de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, Alejandro Encinas. (ALEJANDRO ACOSTA. EL UNIVERSAL)
05/02/2018
00:01
Gerardo Suárez
-A +A

[email protected]

La Constitución Política de la Ciudad de México llega a su primer año de existencia con una serie de impugnaciones por resolverse, pero el principal problema para el ex presidente de la Asamblea Constituyente, Alejandro Encinas, ha sido que la Asamblea Legislativa (ALDF) elaboró las leyes secundarias sin apegarse “al mandato constitucional” en varios artículos, por lo que confió en que se hagan las correcciones necesarias.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Encinas Rodríguez aseguró que este año “empezará un cambio de régimen” con la entrada en vigor de la Carta Magna local el 17 de septiembre, que tendrá como punto clave la implementación de las 16 alcaldías que sustituirán a las jefaturas delegacionales y el cambio será “detonador” para la aplicación del resto del texto.

A 12 meses de su aprobación y publicación, el ex jefe de Gobierno asegura que el documento salió fortalecido de un primer episodio en la SCJN, pero ahora viene otro para la resolución de un conjunto de controversias, donde el tema de fondo será si prevalece el nuevo esquema del Poder Judicial local, el cual, asegura, será más democrático. Llamó a los precandidatos a la jefatura de Gobierno a poner la Constitución en el centro del debate, porque es lo que determinará el futuro de la capital y sugirió a los partidos políticos postular como candidatos al Congreso local a quienes fueron sus diputados constituyentes para garantizar la redacción adecuada de cerca de 120 leyes y reglamentos que hacen falta para la implementación de todas las innovaciones.

¿Qué balance hace a un año de la aprobación de la Constitución?

—Muy positivo, porque lo relativo a las acciones de inconstitucionalidad prácticamente está resuelto y se resolvió a favor de la Asamblea Constituyente, salvo temas muy específicos como las causales de nulidad en una elección, que después se pueden resolver en la legislación secundaria. Sin embargo, también ha enfrentado problemas y el principal lo encontramos en la forma en que la Asamblea Legislativa (ALDF) ha desarrollado la legislación secundaria.

¿Qué problemas hubo?

—Los diputados eliminaban en el Código electoral la paridad en la conformación del Congreso local, establecida en la Constitución, con 33 diputados de mayoría y 33 de representación proporcional para acercarnos más a la representación plena. Ellos replicaron el modelo de 60 mayoría y 40 plurinominales. Con la acción de inconstitucionalidad que presentamos demostramos que teníamos la razón.

¿Qué otros conflictos detectaron?

—Revisamos las otras leyes aprobadas del Poder Ejecutivo, del Congreso local, de alcaldías y del Poder Judicial. En la parte del Poder judicial casi desaparecen el Consejo Judicial Ciudadano. Se justifican porque está pendiente de juzgarse el tema en la Corte, pero no son nadie para juzgar el mandato de la Constitución, tenían el mandato y no lo cumplieron.

Este consejo ciudadano será el que proponga las ternas para nombrar al fiscal general de justicia y a los fiscales electoral y anticorrupción, ¿se minaría su actuación con la ley actual? Lo deja en el vacío jurídico. Aunque siempre prevalece la norma constitucional, el problema es que estas disposiciones no son suficientes para precisar cómo se integra y regula.

¿Qué han encontrado en las otras leyes secundarias?

—La Asamblea estableció en La ley de Alcaldías disposiciones que violan la Constitución, como el tabulador de salarios de los concejales, que podrán ganar de 20 mil a 40 mil pesos, y es un asunto que no les compete, sino al Ejecutivo. Tampoco entienden, sobre todo el PAN, que todos los servidores públicos con un mismo cargo les corresponde el mismo salario, sin importar si son de Benito Juárez o Milpa Alta. Tengo entendido que la Ley de Alcaldías está detenida en la Asamblea.

También arremete contra el proceso del órgano legislativo para renovar al Instituto de Transparencia capitalino, porque se designarán a siete comisionados cuando la Carta Magna de la capital dice que serán cinco, además de señalar un desaseo con una convocatoria que al final se corrigió.

Comenta que no ha hablado de estos asuntos con el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, pero dice que temas como el salario de concejales y el Consejo Judicial Ciudadano “son asuntos que él debería observar” antes de publicarse las normas.

Luego de su publicación el 5 de febrero del año pasado, se presentaron siete impugnaciones contra la Constitución: cuatro acciones de inconstitucionalidad promovidas por la Procuraduría General de la República (PGR), la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), los partidos Morena y Nueva Alianza, así como tres controversias de la Presidencia de la República, el Senado de la República y el Tribunal Superior de Justicia local. Quedan pendientes las controversias constitucionales y algunos temas de las acciones de inconstitucionalidad, donde la defensa será coordinada entre los ex constituyentes y la Consejería Jurídica y de Servicios Legales.

¿Qué temas están vivos ena Corte?

—El tema nodal es el Poder Judicial, esa será la discusión fundamental, sobre todo por el Consejo Judicial Ciudadano y la división del Tribunal Superior de Justicia y el Consejo de la Judicatura.

¿Cuándo se resolverán las impugnaciones pendientes?

—No hay una definición. Hay quienes dicen que puede ser en marzo y otros que hasta después del 1 de julio.

¿Qué plazo prefieren?

—Preferiría después de las elecciones para que la resolución de la Corte no tenga esa carga política electoral. Esto no afectaría la entrada en vigor de la Constitución porque sería hasta septiembre. Si hubiera un mandamiento para modificar el texto tendría que remitirse al nuevo Congreso y no a la actual Asamblea Legislativa. Los ministros tienen definidas sus posiciones y espero que nos escuchen.

La Constitución entra en vigor el 17 de septiembre, ¿qué le tocará al actual gobierno?

—Ocurrirá la instalación del nuevo órgano legislativo y viene la instalación de las alcaldías en octubre. Se crean los concejos de las alcaldías, que no tienen labores de Ejecutivo, son un concejo que va a fiscalizar el desempeño de los alcaldes.

¿En qué condiciones debe darse este cambio?

—El arranque tiene que ser muy bueno y tiene que ver con la forma en que se acuerde la transición entre gobiernos entrante y saliente, de lo contrario se puede acumular una inercia negativa. Soy muy optimista, los plazos y cambios están identificados.

¿Y qué le toca al próximo gobierno?

—Toda la construcción del entramado institucional tiene que construir toda la legislación, estimo que serán alrededor de 120 nuevas leyes de la ciudad, establecer las nuevas instituciones derivadas de la Constitución: la autonomía de la procuraduría, establecer todos los programas para el ejercicio de los derechos como el derecho al cuidado y va a tener un periodo para dar el paso a la creación del Instituto de Planeación Democrática y Prospectiva, la elaboración del plan de desarrollo general y de cada una de las alcaldías, y eso llevará 3 años.

¿La constitución está en riesgo para el próximo gobierno?

—No, la Constitución va adelante, si nos pudiéramos ubicar en el peor escenario, sería el de tener una constitución descafeinada. Cuando se resolvió la improcedencia de la demanda de la PGR que pretendía invalidar todo el documento, se consolidó, podría haber enmiendas, espero sean las menos.

¿Crees que la Constitución se va a aplicar como la pensaron los constituyentes?

—Va a haber una presión social importante para su aplicación, pero también hay convencimiento. La creación de las alcaldías va a detonar la aplicación de la Constitución.

¿El primer Congreso de la Ciudad tendrá mucho trabajo?

—Sí, y espero que muchos de los partidos políticos, ahora que están en etapa de definiciones, postulen como candidatos a quienes fueron sus representantes en la Asamblea Constituyente, eso ayudaría muchísimo en el proceso.

Se ha dicho que podrías estar en la bancada de Morena para el Congreso.

—Sí, pero no hemos definido nada.

¿Te gustaría?

—Sí, imagina haber estado en la reforma constitucional, en el grupo redactor, en la aprobación y cerrar el ciclo, no creo que haya un político en el país que haya tenido un ciclo completo desde la elaboración de una reforma constitucional, hasta lograr una Constitución e implementarla.

¿Cuándo vas a definirlo?

—Este mes

¿Y qué te gustaría más, el Congreso o estar en el eventual gobierno de Claudia Sheinbaum?, esto a propósito de que ayudas a conformar su programa de gobierno.

—Donde más puedo ayudar es en la creación de un programa de gobierno que no sólo armonice el programa con la Constitución, sino que, como dice Claudia, vaya a la innovación.

¿Los concejales se van a convertir en espacios para el reparto de cuotas de los partidos?

—Hay un cambio de régimen político en la Ciudad, profundo, en el momento que acabamos con el último vestigio del departamento del Distrito Federal, que eran las delegaciones políticas y se convierten en alcaldías, se acaba el gobierno unipersonal de los delegados, cambia la relación no sólo en la demarcación, sino con el gobierno y el poder Legislativo, por eso se crea un cabildo y hay atribuciones exclusivas, subordinadas, coordinadas, para las alcaldías.

¿Cómo lo van a entender los partidos?

—Va a ser muy importante que en el debate de la campaña electoral uno de los temas centrales sea la implementación de la Constitución.

¿Hay preocupación de los precandidatos a la jefatura de Gobierno por la implementación de la Constitución?

—Solamente se ha referido a la implementación Claudia Sheinbaum (Morena). No estoy haciendo campaña por nadie, pero Alejandra Barrales (PAN-PRD-MC) no la ha mencionado, cree que la campaña en la ciudad es contra Andrés Manuel López Obrador. El candidato del PRI, Mikel Arriola ni idea, no la ha mencionado.

¿Cómo se logrará que centren el debate en la Constitución?

—No veo a los candidatos del PRI o Frente en esa lógica. Van en una de las campañas tradicionales donde el debate es el vituperio y no las propuestas, incluso en el caso de Claudia hay mucha crítica al gobierno actual.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS