La remodelación eterna de la Zona Rosa

Obras iniciaron en enero de 2017; preveían terminar en septiembre; presupuesto planteado era de 198 mdp. Atraso lo subió a 280 mdp
Las calles Hamburgo, entre Génova y Florencia, y la de Liverpool, de Insurgentes a Florencia, ya no serán rehabilitadas (BERENICE FREGOSO. EL UNIVERSAL)
13/04/2018
01:00
Patricia Sampedro
-A +A

[email protected]

La rehabilitación total de la Zona Rosa terminará en cuatro años, declaró el nuevo titular de la delegación Cuauhtémoc, Rodolfo González Valderrama, cuando la reparación de 15 calles estaba planteada para terminar en nueve meses.

“[De la reparación] 30% no se va a poder intervenir en tres años, por lo menos, para terminar 100% el proyecto original ”, vislumbró González Valderrama, quien dijo que de 280 millones de pesos previstos, sólo se utilizaron 200 millones de pesos y las obras se concluyeron en 70%.

Justificó que el atraso se debió a tres factores: los suelos, en los que se encontraron líneas de conducción que no estaban identificadas; las contingencias ambientales que impidieron que camiones pesados entraran al área, y el sismo del 19 de septiembre, que consideró como la principal causa del aplazamiento.

En entrevista para EL UNIVERSAL, González Valderrama declaró que, al menos en esta administración, las calles que no se van a terminar son Hamburgo y Liverpool, en las que hay edificios colapsados y se esperará a su demolición y reconstrucción para poder intervenir.

Irregularidades. Este proyecto de rehabilitación comenzó en enero de 2017, se preveían gastar 198 millones de pesos y terminarían en septiembre. Aunque en julio el entonces jefe delegacional, Ricardo Monreal, admitió que los trabajos iban atrasados y que esperaba terminaran en diciembre, por lo que también se incrementó el presupuesto a 280 millones de pesos.

Del presupuesto para la restauración de la Zona Rosa se devolvieron a la Federación 80 millones porque no los pudieron ejercer. El delegado dijo que cuando los edificios estén reconstruidos retomarán el proyecto y solicitarán de nueva cuenta los fondos, asunto que competerá al alcalde en turno.

Hamburgo, entre Génova y Florencia, y la calle Liverpool, entre Insurgentes y Florencia, son los tramos que están en espera de la rehabilitación, así lo explicó el funcionario.

La demolición del edificio colapsado en Hamburgo 112 tardará cerca de cuatro meses, lo que implica que el tapiado sobre la banqueta continuará hasta entonces, afectando el paso peatonal: “Para los vehículos se dejó abierto un carril y los peatones deben caminar por la banqueta de enfrente”, indicó González.

El lunes, esta casa editorial reportó que hay coches impidiendo el paso en Hamburgo, a lo que González Valderrama contestó que el asunto le compete a la Secretaría de Movilidad y parquímetros de la zona.

A pesar de que se continúa trabajando en jardinería y ornamentación, el jueves el nuevo titular de la delegación dijo que la calle Amberes se inauguró, ya que urgía que los establecimientos abrieran, especialmente los hoteles.

“La situación de Amberes es que tiene un cruce con dos calles que ya no se van a intervenir, Hamburgo y Liverpool. En Liverpool está el edificio de la Secretaría de Seguridad Pública y, por el flujo de patrullas, se pidió que ésta fuera la última en intervenirse, además de que hay otros dos inmuebles pendientes de diagnóstico. La demolición le compete al Comité de Reconstrucción de la Ciudad de México, Seduvi, Secretaría de Obras Públicas y Protección Civil”.

—¿No trabajan en conjunto?

—La carga fuerte la lleva el comité de reconstrucción donde ninguna delegación tiene representación. Para permisos de demolición o reconstrucción sí los da la delegación, pero es la última de todos los permisos.

Por otro lado, dijo que sólo la tercera parte de los comerciantes ambulantes se van a reinstalar en la vía pública por cuestiones de protección y seguridad. “Había 300 puestos y van a quedar máximo 100”, aseguró.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS