Harán edificios nuevos sin costo en la Benito Juárez tras el sismo del 19-S

El delegado Christian von Roehrich, asegura que su administración planea construir 23 edificios para ayudar a los damnificados por el sismo del 19 de septiembre
Edimburgo 4 será el quinto inmueble en ingresar al programa de reconstrucción gratuita que promueve la demarcación que se encuentra al Sur de la ciudad (CRISTOPHER ROGEL. EL UNIVERSAL)
26/02/2018
03:10
Erika Flores
-A +A

[email protected]

El plano es claro: señala las recámaras, sala, estancia, comedor y cubo de iluminación de los departamentos que conformarán el nuevo edificio ubicado en la calle Nicolás San Juan 304 esquina con Morena, en la colonia Narvarte Poniente. El viejo edificio de 21 departamentos quedó severamente afectado por el sismo del 19 de septiembre y aunque todavía no comienza su demolición, su reconstrucción gratuita quedará bajo la responsabilidad de GDC Desarrollos, la constructora que está a cargo de Santiago Morales Broc (hijo del ex procurador Ignacio Morales Lechuga).

No son los únicos. Hay tres edificios más a punto de iniciar el mismo proceso, previo certificado de uso de suelo de reconstrucción. Son los edificios de Balsas 18, colonia Miravalle; Escocia 10, en la Del Valle; y Concepción Beistegui 1503, en la Narvarte. Este lunes, el grupo de damnificados conocerá, por fin, cómo será el proyecto arquitectónico de su nueva casa.

“Vamos a trabajar aproximadamente con diez constructoras para reconstruir un total de 23 inmuebles que equivale a un total de 412 departamentos”, adelanta Christian von Roehrich, jefe delegacional en Benito Juárez a EL UNIVERSAL.

El delegado asegura que los damnificados de esta demarcación panista no pagarán un peso por la reconstrucción de sus edificios, contrario al resto de los afectados de otras delegaciones como Cuauhtémoc, Coyoacán o Iztapalapa, donde ellos deberán adquirir un crédito (con el Instituto de la Vivienda, Sociedad Hipotecaria u otra institución) para pagar su nuevo departamento en 20 o 30 años.

Paradójicamente este primer bloque de reconstrucciones se realizará al margen de los recursos económicos de la comisión de reconstrucción, dinero que ahora está en manos de la Secretaría de Finanzas capitalina.

“¿Es un blindaje de comisión? Sí, totalmente. Somos los únicos que lo estamos haciendo; estos 23 edificios nuevos serán sin costo para los vecinos. Ninguna norma obliga a que hagamos un ejercicio de reconstrucción, pero es un compromiso con nuestros gobernados a pesar de que la ley dice que deberán ser los vecinos quienes se organicen”, comenta.

Von Roehrich relata que al principio nadie creyó que esta alianza entre delegación y constructoras funcionara. Los propietarios ponen el terreno; la delegación o la Secretaría de Obras realiza la demolición; los trámites legales se agilizan y destraban con un grupo de ocho notarios reunidos por la propia demarcación; y la reconstrucción se ofrece a constructoras interesadas en el tema.

“Buscamos que sean responsables, que cumplan con normatividad y hagan bien las cosas. Les propusimos comprometerse como constructor no como desarrollador, para devolver a la Benito Juárez un poco de lo que han ganado aquí. Yo esperaba filas pero muchos dijeron no; y muy poquitos dijeron que sí. Ellos recuperan su inversión con un 35% de redensificación, lo que nos permite que nos puedan ayudar a construir otros edificios de éstos 23, porque no tengo 23 constructoras”, explica.

“No tengo elementos para decir si tal o cual gobierno lo está haciendo bien, lo que sí veo son muchos trámites y falta de certidumbre. Si lo que hacemos les llama la atención ¡Ojalá haga ruido! Porque aquí el tema es que no pierde nadie y ganan todos. Lo que estamos invirtiendo como delegación es demoler y quitar el escombro y lo financiamos con dinero de 2017 y otro del 2018 etiquetado para infraestructura básicamente. De ahí en fuera no tiene que pagar nada el gobierno”, agrega.

Edimburgo 4, colonia Del Valle

El grupo de damnificados de este edificio será el quinto inmueble en entrar a reconstrucción gratuita. Guadalupe Villamil es una de ellas y explica por qué aceptaron la oferta de Von Roehrich. “Ellos nos buscaron en noviembre, salió de ellos, soy una adulta mayor, mi mamá [tiene] 92 años; nosotras no podemos aceptar un crédito. Nos acercamos a la Secretaría de Desarrollo, Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) para ver si nos apoyaban con la tarjeta de los 120 mil pesos para reconstruir, pero nos dijeron que no porque somos de la Del Valle y que somos ricos sin características de pobreza patrimonial. Incluso agregaron que lo mismo aplicaba para las delegaciones Coyoacán, Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo”, detalla.

Guadalupe precisa cómo será la redensificación de su nuevo edificio. “Había departamentos desde 54 metros hasta 120; van a recortar los de 120 y los de 90 aunque no tenemos claro todavía cuántos metros. El garage será subterráneo, los cuartos de servicio y azotea desaparecen para poner más departamentos, será la ganancia de la constructora”, dice.

Para llegar a este acuerdo, la delegación pidió al grupo presentar por escrito ante la Secretaría de Desarrollo Urbano capitalina (Seduvi), su aprobación respecto a la donación de metros. “Estamos terminando de cotejar la papelería de escrituras, comprobantes de domicilio, identificación, etcétera, con el notario para nombrar un representante legal e iniciar los trámites esta semana”, destaca.

Antes del 19-S, Edimburgo 4 contaba con siete pisos de departamentos más un lobby y estacionamiento. Tras la reconstrucción, el estacionamiento será subterráneo; con el lobby, el piso para jaulas de tendido y bodegas, tendrá nueve pisos para edificar departamentos. “Al parecer es el mismo procedimiento para los otros edificios, sólo que hay muchas personas que no han aceptado porque no quieren los departamentos más chicos”, menciona.

Sin embargo, Guadalupe habla de la razón fundamental por la que ellos subieron al barco de Von Roehrich. “Es una pena que con toda la ayuda que llegó, realmente no haya una ayuda como tal porque ahora nos la quieren vender como crédito y terminas pagando mucho más. Si esas son las ‘ayudas’ que te dan con lo que la gente nos regaló, pues en realidad a mí me da mucha tristeza”, lamenta.

El nuevo inmueble

El diseño del nuevo inmueble de Nicolás San Juan 304 al que esta casa editorial tuvo acceso, señala que los nuevos propietarios del edificio serán Santiago Morales Broc y copropietarios. Los términos de la reconstrucción sólo serán conocidos por ambas partes; y el dinero que la constructora proporcione para tal fin se depositará en un fideicomiso que sólo podrá ser consultado por ellos. El delegado en Benito Juárez dice que los números no serán públicos porque los recursos son de origen privado.

“Los nombres de las constructoras con que trabajaremos estarán dentro de este fideicomiso, hay algunas que desean permanecer en anonimato. Repartiremos los edificios a reconstruir en función de la capacidad de cada una. En algunos casos estamos detenidos con los trámites legales porque no todos los damnificados tienen sus papeles en orden por ejemplo hay albaceas, intestados, juicios o propietarios que aún no aparecen; [Otros] no terminan de ponerse de acuerdo o están retrasados en la obtención del certificado de uso de suelo de reconstrucción”, dice.

El jefe delegacional subraya que sobre los estudios de mecánica de suelo en cada edificio, podrán determinar cuántos pisos más es posible agregar; estima que no sean más de dos y sugiere que tampoco serán demasiados los metros a quitar por departamento para concretar la redensificación.

“Reconstruiremos 21 edificios que son de antes de 1985; antes del 19-S su valor oscilaba entre 1 y 1.5 mdp. Ahora tras la reconstrucción tendrán un valor de mercado de entre 3 y 6 millones de pesos”, precisa.

No obstante, el funcionario precisa en qué etapa del proceso de reconstrucción sí se apegarán a los recursos del fondo de reconstrucción de la CDMX. “Tenemos 35 edificios con daños mayores que no están habitados; 67 con daños menores que sí están habitados pero que hay que reparar. La suma de ambos es poco más de 100. La rehabilitación de los primeros cuesta aproximadamente 8 millones de pesos mientras que la reparación de los segundos anda por 4 mdp. En ambos casos la constructora no recupera nada, por eso necesitaremos recursos del fondo. Durante la revisión de estos inmuebles los DRO (Directores Responsables de Obra) nos dicen que hay algunos edificios que es preferible tirar en lugar de reparar, los jalamos a la estrategia de reconstrucción gratuita”, refiere.

Aunque el delgado dejará el cargo de la demarcación a finales de mes para intentar alcanzar un lugar en el congreso de la CDMX, él niega que esta estrategia de reconstrucción gratuita esté relacionada con las próximas elecciones a nivel estatal y nacional.

“El tema del sismo va más allá de una intención política y electoral. Es una cuestión de ética. Haciendo el contraste entre una delegación y otra, aquí se concentra la población con un mayor nivel socio económico y cultural, no sólo de la ciudad sino del país... El vecino es demandante porque conoce sus derechos, el gobierno está obligado a dar buenos servicios, es la mejor delegación con infraestructura, servicios y calidad de vida”, asegura.

“La delegación nunca nos ha propuesto que la ayuda que nos está brindando sea por el voto... Aquí nuestra situación es diferente”, afirma Guadalupe Villamil.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS