Entregan casas ecológicas en suelo de conservación

Las primeras cinco viviendas para damnificados por el sismo del 19-S carecen de agua potable y drenaje por su estatus ambiental
Apoyo. El delegado de Magdalena Contreras, Fernando Mercado, dijo que los vecinos no son invasores (DIEGO SANCHO. EL UNIVERSAL)
22/03/2018
01:07
DIEGO SANCHO
-A +A

[email protected]

El titular de la delegación Magdalena Contreras, Fernando Mercado (PRI), entregó las primeras cinco viviendas ecológicas, de 62 que se darán a los damnificados por el sismo del 19 de septiembre de 2017 y que habitan en zona rural. 

Las nuevas casas están ubicadas en zonas como El Gavillero, área considerada como Suelo de Conservación de la Ciudad de México.

Ayer, durante un recorrido por la zona, el delegado de extracción priísta explicó que estas casas miden 45 metros cuadrados, sobre una plancha de concreto con una estructura de PTR, forradas con tablas de madera y techumbre de lámina ecológica. El costo de cada una de estas edificaciones es de entre 120 mil y 170 mil pesos.

Dichas viviendas se construyeron con el apoyo de la Comisión de Reconstrucción de la CDMX y la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi). Sin embargo, por tratarse de suelo de conservación, a las casas no se les dotó de los servicios básicos como el agua potable y drenaje.

Mercado dijo que las personas que ahí habitan lo han hecho desde hace más de 12 años y rechazó que se trate de invasores porque, afirmó, compraron los terrenos para destinarlos a la agricultura.

Francisco González, de 87 años, es uno de los vecinos que recibió su nueva casa. Dijo estar contentó con su vivienda porque ha tenido que “pasar fríos” luego de haber perdido su morada por el terremoto.

El del 19 de septiembre de 2017 le recordó el “otro sismo, cuando se cayó el Ángel de la Independencia”.

Fondos. El delegado en Magdalena Contreras ayer hizo un balance de los trabajos para la reconstrucción donde resultaron afectados 689 inmuebles. De ese total, 316 tuvieron daños catalogados como rojos, es decir, deben ser demolidos.

Del total de los edificios, 42% se ubican en El Gavillero, Ixtlahualtongo, El Ocotal, San Bernabé, El Ermitaño, Ampliación Lomas de San Bernabé y San Nicolás Cazulco.

Durante 2017 la demarcación invirtió 60 millones de pesos para las tareas de reconstrucción. En este 2018 prevén contar con otros 10 millones de pesos para los trabajos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS