19 | DIC | 2018

Comunidad estudiantil se siente insegura

28/10/2017
01:07
Daniela Hernández
-A +A

[email protected]

Estudiantes del Tecnológico de Monterrey, campus Ciudad de México, consideraron insuficiente la información que difundieron las autoridades sobre las causas del desplome de puentes peatonales y que provocaron la muerte de cinco estudiantes por el sismo del 19 de septiembre pasado.

A 38 días de que el Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México, cerró de manera temporal por los daños que causó el temblor, las autoridades presentaron los primeros resultados del peritaje a los ocho puentes colapsados.

Pero esta nueva información no es suficiente para algunos miembros de su comunidad consultados por EL UNIVERSAL.

Los estudiantes coinciden en que el Tec respondió de manera transparente a la solicitud de las familias; sin embargo, “ahora que ya hay conclusiones respecto a lo sucedido con los puentes, creo que sí deben designar a los responsables”, señaló un alumno de Ingeniería.

Ante el resultado de los peritajes, miembros de la institución cuestionan si la tragedia se pudo evitar. “Siento que les faltó esclarecer lo que se ha estado comentando, que tras el sismo del 7 de septiembre los puentes ya habían presentado grietas y deformaciones”, comentó otro estudiante de la misma carrera.

La firma encargada del peritaje, García Jarque Ingenieros, a través del ingeniero Francisco García Álvarez, reveló que las tres principales razones para el colapso de los puentes fueron que la magnitud de las aceleraciones que se presentaron fueron cercanas a las máximas consideradas por la norma; que la geometría y el tipo de sistema propuesto hicieron susceptibles los edificios y finalmente las “dimensiones de los apoyos” en cada extremo de las uniones eran pequeñas. El martes 25 de octubre, EL UNIVERSAL publicó una nota en la que Eduardo Angulo, investigador del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México, emitió una opinión.

Al ser consultado, tras darse a conocer el peritaje, el especialista aseguró que las estructuras fallaron por la suma de varios factores: el suelo de la zona en donde se ubica el Tec, las características del sismo y las propiedades de los edificios.

“Las aceleraciones fueron cercanas a los límites de la norma, pero estas no lo sobrepasaron y por lo tanto no tenía por qué pasar nada grave”, explicó.

Esto, dijo, se debe considerar sólo como un “primer acercamiento a lo que realmente pasó en el Tec de Monterrey. Hacen falta más análisis para que se conozca la situación de fondo”, aseguró el especialista.

Pero la desconfianza sobre la seguridad persiste entre estudiantes. “Yo tuve la oportunidad de darme de baja y regresar el siguiente semestre, pero no la tomé porque no me sentiría cómoda en esos edificios durante un sismo”, aclaró una alumna de la Escuela de Negocios.

El Tec señaló que está respondiendo a las familias afectadas y seguirá apoyando a la Procuraduría General de Justicia capitalina en la investigación correspondiente.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios