Arranca la demolición de edificio en Miramontes

Colonos lograron recuperar sus pertenencias tras ingresar al inmueble; trabajadores de Obras y CFE encabezan las labores del derribo
Habitantes damnificados de la delegación, Coyoacán solicitaron a las autoridades capitalinas elaborar un plan de acción y destinar recursos para reconstruir y reparar los inmuebles (CAMILA MATA. EL UNIVERSAL)
09/11/2017
01:17
Gerardo Suárez
-A +A

[email protected]

El Gobierno de la Ciudad de México inició la demolición del condominio ubicado en Canal Miramontes 3010, en la delegación en Coyoacán, el cual resultó muy dañado por el sismo del 19 de septiembre.

Trabajadores de la construcción iniciaron, por la azotea de uno de los inmuebles, con el retiro del área de tinacos, de las jaulas de tendido, así como de la remoción de herrería, cancelería y vidrios.

A un mes y tres semanas del temblor, las dos torres de seis niveles que tuvieron daño estructural permanecían desalojadas, fue entre el martes pasado y ayer que por fin los vecinos pudieron ingresar a los 24 departamentos del inmueble para rescatar parte de sus pertenencias, tales como ropa, documentos, fotografías y objetos de valor.

“Alcancé a recuperar algo de ropa y unos cuadros de unas pinturas pero como tuvimos poco tiempo no supimos qué más agarrar”, expresó el vecino Manuel Arroniz, quien pudo ingresar el martes a su vivienda en la colonia Los Girasoles 2.

La mañana de ayer también ingresaron los colonos de los inmuebles, acompañados de personal de la delegación Coyoacán y la secretaría de Seguridad Pública.

Algunos condóminos se apostaron por algunos instantes afuera del edificio, con sus cosas, a la espera de que llegaran por ellos en algún vehículo. Fotografías de graduación, ropa, cascos de motociclista, relojes de pared, objetos de valor sentimental y otros que pudieron sacar con sus propias manos fue lo que recuperaron.

“Quiero rescatar una pluma electrónica que uso en mis clases, una máquina de coser, ropa y una imagen de la Señora del Socorro que lleva 50 años con nosotros”, dijo la señora Rosario Alvarado quien intentaba ingresar de nuevo a Miramontes 3010.

Para acceder a las viviendas los vecinos fueron subidos a una canastilla sujetada a una grúa, la cual los acercaba a los muros donde se retiraron las ventanas y de esa forma agilizar el ingreso.

Ayer, con la misma canastilla, los trabajadores de la construcción subieron a la azotea y comenzaron, alrededor del mediodía, a demoler un área de tinacos y las jaulas de tendido.

La secretaría de Obras y Servicios (Sobse) precisó que una vez terminadas las labores de recuperación de pertenencias se iniciará en forma la demolición que empezará a mano con el uso de picos, palas y marros para echar abajo los tres niveles superiores y luego emplear una retroexcavadora para los niveles inferiores.

La Sobse indicó que los trabajos se realizarán con estrictas medidas de seguridad para no dañar los inmuebles aledaños, pues incluso uno de los edificios de Miramontes 3010 se recargó en otro.

La dependencia coordinó también el retiro de cables y postes de luz pertenecientes a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), así como a cortar el suministro de las tuberías de gas natural, al tiempo que se apuntaló la fachada y el primer piso.

Vecinos de edificios colindantes a Miramontes 3010 expresaron que los dictámenes finales y el método para reparar sus viviendas no podrán avanzar hasta que se concluya la demolición del inmueble.

Sobre el tema de la reconstrucción, la vecina Rosario Alvarado comentó que han buscado alternativas debido a considera “imparable” un crédito blando como el que propone el gobierno local.

“Si nos otorgan un crédito por 2 millones de pesos para una nueva vivienda se traduciría en mensualidades de 15 mil pesos que no puedo pagar”, dijo Alvarado.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS