Por más que te esfuerzas, ¿no logras bajar esos kilitos?

No sólo es la dieta, otros factores influyen en tu objetivo de bajar de peso
Foto: iStock
30/11/2017
10:30
Fernanda Alvarado
-A +A

Se sabe que para perder peso es necesario mantener un balance energético negativo, es decir, comer menos de lo que nuestro organismo requiere, o gastar más calorías a través de la actividad física para así lograr un déficit energético, sin embargo, existen algunos factores no dietéticos que pueden frustrar tu esfuerzo por adelgazar. 

Desequilibrios hormonales

Las mujeres no solo batallamos mes a mes con fluctuaciones hormonales, sino también a lo largo de la vida, desde la pubertad pasando por la edad adulta hasta llegar a la menopausia. Las hormonas regulan muchas funciones en el organismo, pero también pueden ser las culpables de que sientas hambre, sueño, mal humor, cansancio y -desafortunadamente- de que ganes peso. 

Tip: Mantén revisiones regulares con el médico ya que solo él a través de estudios clínicos puede determinar si tu problema realmente es hormonal. 

hormonas_peso.jpg

Resistencia a la insulina 

La insulina es la hormona encargada de transportar la glucosa (azúcar) a todas las células del cuerpo, las personas que tienen resistencia no utilizan esta hormona de forma eficiente, lo que provoca acumulación de azúcar en la sangre, condición que aumenta el riesgo de obesidad y que con el tiempo, puede provocar prediabetes y diabetes tipo 2. 

Tip: Revisa periódicamente tus niveles de glucosa en sangre, mantén un peso saludable y realiza -por lo menos- 30 minutos diarios de actividad física.

insulina_peso.jpg

Microbiota pobre

La microbiota, antes conocida como flora intestinal, refiere los miles de millones de bacterias (buenas) que están alojadas en el tubo digestivo. Desempeña un papel fundamental en la salud digestiva, en el sistema inmunitario y en el control de peso. 
Distintos estudios revelan que las personas con obesidad muestran una microbiota diferente a los de constitución delgada, lo que podría interferir en el nivel de absorción de nutrientes y balance energético. 

Tip: Consume alimentos ricos en probióticos como yogur, kéfir y kombucha para mantener una microbiota saludable.

probioticos_peso.jpg

Falta de sueño

Los trastornos del sueño tienen una alta prevalencia entre la población mexicana, sobretodo en mujeres. Dormir menos de 7 horas aumenta el riesgo de obesidad, resistencia a la insulina y diabetes tipo 2. De acuerdo a u estudio publicado en The American Journal of Epidemiology, dormir cinco horas o menos por noche, aumenta 30% la probabilidad de ganar peso en comparación con las personas que duermen 7 horas o más. 

Tip: Una siesta de 20 minutos favorece la digestión y mejora las funciones cognitivas. 

insmonio_peso.jpg

Estrés

Vivir en constante y prolongado estrés somete al cuerpo a distintas reacciones químicas que pueden provocar altos niveles de glucosa en sangre, resistencia a la insulina, presión arterial elevada, lenta digestión, agotamiento (lo que te impide hacer ejercicio), pérdida de masa muscular, aumento del almacenamiento de grasa y mayor impulso por comer.

Tip: Detecta tus detonadores y evita -a medida de lo posible- situaciones que te provoquen estrés. Los ejercicios de yoga y meditación son de gran ayuda. 

estres_peso.jpg
 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS