Mexicana viste a los mejores chefs del mundo

Ellen Marie Bennett es una importante empresaria en el mundo de la cocina
01/12/2017
09:30
Issa Plancarte
-A +A

Tenía veinticinco años cuando se ofreció a hacerle unos mandiles a su jefe —el chef del restaurante Providence con 2 estrellas Michelin donde trabajaba—. No tenía ni idea que lo que parecía una chambita extra para ganar algo más de dinero se convertiría en el semillero de una industria multimillonaria. Ella es Ellen Marie Bennett y su historia es uno de los casos de éxito más asombrosos de la gastronomía y nadie sabe que además, es mexicana.

ellen_bennett.jpg

Nunca se sintió americana, aunque su papá es de allá y creció en Los Ángeles, siempre se sintió fuera de lugar. Contraria a la frialdad regular de esa cultura, ella entraba a cualquier sitio abrazando a la gente y causando un barullo que hacía alzar algunas cejas. Por eso cuando llegó el momento de entrar a la universidad decidió que iría a Ciudad de México a estudiar gastronomía pese a la clara reprobación familiar. Llegó sin conocer a nadie y sin dinero, por ello se puso a trabajar para obtener recursos para mantenerse en la escuela. «En esos cuatro años que viví en México hice de todo mientras iba a la universidad: anuncié la lotería en la televisión, trabajaba de edecán, de actriz, daba clases de inglés, renté un departamento gigante y a su vez rentaba recámaras a extranjeros. Nunca has visto a alguien más contento por sacar su credencial de elector y su RFC. Me aventé al mar de la vida, aprendí a salir adelante sola, encontré mi camino y quién era yo», recuerda Bennett. 

Al finalizar sus estudios decidió regresar a Los Ángeles a trabajar como cocinera de línea. Fue ahí donde surgió la oportunidad de hacer los mandiles para todo el restaurante y que comenzó la historia de Hedley & Bennett. «Yo quería cambiar cómo se siente la gente en la cocina, darles dignidad, presencia y confianza en sí mismos sabiendo que no importando de dónde vinieran, ellos podían salir adelante y saber que podían lograr lo que quisieran». Conforme fue haciendo más delantales, fue involucrándose más y más en mejorarlos. «Comencé a buscar telas, patrones y hablar con la gente de la cocina para saber qué buscaban en un delantal y qué podía mejorarse. Me decían cosas como que querían cuellos ajustables, bolsillos reforzados o que las telas eran horribles. Un delantal es como un cuchillo, después de usarlo durante doce horas al día te das cuenta que hace diferente un cuchillo bueno de uno malo, es igual con un delantal», explica Ellen Marie Bennett.

hedley_and_bennett.jpg

Poco a poco fue creciendo su compañía cuando se fue corriendo la voz entre los cocineros que sus mandiles eran justo lo que les hacía falta. Pronto, personalidades de la talla de Mario Batali, David Chang, April Bloomfield, Nobu Matsuhisa y Martha Stewart comenzaron a usarlos y su empresa comenzó un crecimiento imparable que continua al día de hoy. «Hace cinco años empecé así, de la nada. Siempre lo cuento porque la gente cree que necesitas tener un plan de negocios y todo bien organizado antes de emprender un negocio pero no, cada vez vas aprendiendo algo nuevo y si eres suficiente humilde en escuchar qué está bien y qué está mal, puedes salir adelante», recuerda Bennett.

«Nosotros no estamos vendiendo delantales, estamos creando comunidad, estamos vendiendo confianza en la cocina y a través de la cocina. Ahora nuestros delantales ya están presentes en empresas como Delta Airlines, Ritz Carlton, Four Seasons, Bon Appetit Magazine y Food & Wine», explica Bennett. 

calcetines_hedley.jpg

Cinco años después, Hedley & Bennett tiene un centro de operaciones único en Los Ángeles donde opera la maquiladora; un área de servicio al cliente; un centro comunitario para empleados con huertos verticales, cafetería, resbaladillas y columpios; una zona donde los chefs pueden ir a probarse los mandiles y hacerlos a la medida. Incluso tienen una cocina para hacer brunches y fiestas de cocina. Por si fuera poco construyeron casas de árbol para alojar las oficinas de servicio al cliente. 

Fiel a su estilo, Ellen Marie Bennett no se queda inmóvil y junto con su compañía está en evolución continua. Recientemente anunciaron dos colaboraciones para cocineros, la primera es el desarrollo de un zapato con Vans para su línea Makers, diseñado para cocineros con suela antiderrapante, tela repelente a líquidos, colores divertidos, estilo Hedley & Bennett y máxima cómodidad. La segunda es el lanzamiento de calcetines diseñados para chefs con la compañía angelina Richer Poorer con colores brillantes, un soporte en la base del pie y control de temperatura para mantenerse fresco. «Siempre estamos evolucionando nuestra marca, nuestra forma de pensar y buscando sobre todo, ser originales». 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS