Se encuentra usted aquí

La sorprendente bodega de Monte Xanic

Visitamos Valle de Guadalupe para conocer sus zonas vitivinícolas
fotos: María Hernández
12/11/2017
10:23
Redacción
-A +A

Viajamos rumbo a lo que muchos consideran la tierra del vino mexicano por excelencia: Baja California Norte. En estas tierras norteñas se elabora más del 85 por ciento de la producción vinícola nacional, albergando a algunas de las más importantes bodegas nacionales. ¿Los valles productores más prominentes? Guadalupe, Santo Tomás, San Vicente... pero es, precisamente al primero, a dónde nos dirigimos. Sí, vamos rumbo a Baja, concretamente a conocer Monte Xanic, una de las bodegas con mayor historia y tradición en el país.

Para llegar, lo más conveniente es tomar un vuelo hacia la ciudad de Tijuana, de donde te tendrás que dirigir por carretera hacia Ensenada y de ahí, rumbo a las zonas vitivinícolas.

monte_xanic.jpg

Después de una tempranera y —medianamente —larga travesía desde la ciudad de México, llegamos a nuestro destino, y después de habernos refrescado y descansado un poco en nuestro hotel ensenadense, partimos rumbo a Valle de Guadalupe, principal hogar de la bodega, pues también cuentan con viñedos en el Valle de Ojos Negros.

Entrar al Valle es tal y como muchos lo describen: una experiencia surrealista. Es un buen día, el cielo está despejado, el sol en su punto más alto y la temperatura lo respalda, ronda casi en los 40 grados celsius. Pero no importa, es parte del paquete completo y del encanto que rodea al Valle y nos disponemos a disfrutarlo.

Artículo

El tequila: una joya cristalina

Presentan un nuevo destilado que además marca la referencia de una nueva colección de joyería
El tequila: una joya cristalinaEl tequila: una joya cristalina

Vino de las tres décadas

Después del cálido recibimiento, y acompañados de una copa fresca de Chenin Colombard, comienza nuestro recorrido por la bodega, de la cual nos cuentan un poco de su historia.

bodega_monte_x.jpg

Recientemente Monte Xanic cumplió 30 años de historia. El proyecto inició en 1987 resultado del sueño de un grupo de cinco amigos —de los que destaca la figura de Hans Backhoff, recientemente fallecido— quienes decidieron emprenderse en la ruta vinícola. Sobra decir que el proyecto rindió más que frutos y al día de hoy a través de sus distintas líneas, son una de las bodegas más prominentes de la región bajacaliforniana y del país, con una producción de 60 mil cajas anuales y varios reconocimientos en su haber. “Tenemos en total 120 hectáreas distribuidas en los ranchos de Valle de Guadalupe y Ojos Negros, entre las variedades cultivadas tenemos Sauvignon Blanc, Chenin Blanc, Chardonnay, Merlot y Cabernet Sauvignon,” nos comenta Nacho, nuestro guía, mientras observamos a lo lejos parte de los viñedos.

De ahí, nos dirigimos a la sala de fermentación, que es donde la magia sucede. Es importante mencionar que debido a los altos estándares de calidad, la vinícola fue pionera en crear espacios públicos para que los visitantes conozcan de fondo todo el proceso de vinificación sin que se interfiera con la producción real. Otro aspecto que nos comentan durante nuestro recorrido es la manera en la que Monte Xanic se ha caracterizado desde sus inicios por la utilización de la tecnología (tanto en campo, como en planta) en favor de la enología.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS