Se encuentra usted aquí

Champaña: la mejor bebida para celebrar

Foto: iStock
20/11/2017
09:20
Carlos Borboa
-A +A

Su nombre es sinónimo de celebración y sus burbujas, uno de los elementos más codiciados en los festejos de fin de año. Pero no todo es efervescencia, ¡no! La champaña destaca del resto de los vinos espumosos por su gran complejidad sensorial y versatilidad de maridaje.

Conoce su origen

Exclusiva de la Apelación de Origen Controlada Champagne, en Francia, la champaña o champán se produce a partir del método champenoise o tradicional. Esto quieres decir que es por medio de una segunda fermentación en botella. En la primera, como en cualquier otro vino, las levaduras transforman el azúcar de las uvas en alcohol. En la segunda, se añaden azúcar y nuevas levaduras para generar más contenido alcohólico y gas carbónico.

champagne_celebracion.jpg

Complejidad sensorial, así como capacidad de envejecimiento, resultan del contacto del líquido con las levaduras. Después de remover estas últimas, por medio del degüello, la botella se rellena con un licor dulce (a veces solo vino seco) que determina el estilo final del espumoso. “Definitivamente hablamos de uno de los vinos más complejos del mundo. Más que burbujas, la champaña es un espumoso de alta especialidad, un vino fresco, fácil de maridar y fácil de beber,” señala el sommelier Manuel Negrete, docente de la Asociación de Sommeliers Mexicanos. “Almendras, nueces, panadería y toda una variedad de frutos frescos y secos se cuentan entre los aromas más típicos de la champaña. Sin embargo, su peculiar proceso productivo genera todo tipo de sensaciones. Champañas jóvenes, por ejemplo, brindan acidez y frescura, mientras que las envejecidas se caracterizan por su cremosidad y suavidad en boca,” dice.

Blanco, rosado, seco o semi dulce… el espumoso también es capaz de adoptar todo tipo de estilos en función de los contenidos de azúcar y porcentajes de uvas utilizadas para su confección —la AOC Champagne permite el uso de Chardonnay, Pinot Noir y Meunier, además de variedades como Arbane, Petit Meslier, Pinot Blanc y Pinot Gris.

“Esa diversidad de acabados es lo que hace tan versátil al espumoso. Además, las burbujas permiten armonizarlo con todo tipo de alimentos. Ensaladas con frutos frescos y secos; carnes blancas o aves con bajo contenido de grasa; cocidos, estofados y hasta guisos de la cocina tradicional mexicana, como las tostadas de tinga de pollo, combinan bien con la champaña,” detalla Negrete. “Del lado de los postres podemos mencionar tartas de frutas, bocadillos con crema batida y hasta recetas tan sencillas como la carlota de limón con galletas marías.”

champana.jpg

Sirve la copa perfecta

¿Un vino caro? Más bien se trata de un vino costoso debido a la complejidad de su proceso productivo. “Para quienes buscan iniciarse en el mundo de la champaña, la recomendación es optar primero por variedades blancas secas; después vintage o millésimé; y, al final, las gamas más altas (prestige cuvée),” recomienda Negrete.

“Ya en la mesa, champañas jóvenes deben servirse a temperaturas de 6 a 8 °C, mientras que las millésimé se expresan mejor entre los 9 y 11 °C. Hay que evitar calentarlas demasiado, pues el sabor no sería ideal. Para preservar las burbujas es recomendable servir en copas flauta, que para eso están diseñadas. Ahora que, si lo que se quiere es analizar toda la gama aromática del espumoso, conviene más emplear copas de vino blanco.”

Artículo

El tequila: una joya cristalina

Presentan un nuevo destilado que además marca la referencia de una nueva colección de joyería
El tequila: una joya cristalinaEl tequila: una joya cristalina

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS