Una pistola fue el pago por homicidio de Javier Valdez

Asesinato, por publicaciones del periodista, dice fiscalía; Heriberto ‘N’ El Koala fue trasladado al Cefereso 8 de Guasave
En un vehículo blindado de la Policía Federal Preventiva y escoltado por patrullas, Heriberto “N”, alias El Koala, fue trasladado a prisión y solicitó protección por temor a que le hicieran daño (FOTOS: CORTESÍA)
26/04/2018
02:04
Javier Cabrera Martínez / Corresponsal
-A +A

[email protected]

Culiacán.— Heriberto “N”, alias El Koala, identificado como uno de los tres presuntos homicidas del periodista Javier Valdez Cárdenas, habría recibido como pago por cometer el crimen una pistola, con cachas blancas con el emblema del líder criminal Dámaso López. Ello se dio a conocer en una audiencia inicial, celebrada la noche del martes en esta ciudad.

La Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión también detalló que el móvil del asesinato fue la molestia del grupo delincuencial El Dorado, que encabezada Dámaso López Núñez, El Licenciado, por algunas publicaciones que Valdez Cárdenas realizó sobre éste.

La dependencia destacó que un testigo presencial del hecho —que se desempeña como lector domiciliario de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y cuya identidad se mantiene en reserva— aportó datos y evidencias que ubicaron al imputado, en el homicidio del periodista.

Su testimonio, junto con las imágenes captadas de cinco cámaras de video de negocios particulares y una del C4, permitieron identificar a dos personas más: Juan “F” y Luis “I”.
traslado_el_koala_a_cefereso_1.jpg

En las imágenes se observa el momento desde que Valdez Cárdenas comenzó a ser perseguido, al salir de su oficina, hasta cuando el vehículo del comunicador fue abandonado por uno de los presuntos responsables.

Una de las cámaras, pertenecientes a un local de computadoras, ubicado en el cruce de la avenida Aquiles Serdán y Colón, en el centro de la ciudad, captó cuando un hombre desciende del automóvil propiedad de la víctima y se despoja de los guantes que llevaba para ocultar sus huellas.

De acuerdo a los peritajes realizados, en los hechos se utilizaron dos armas de distintos calibres. De los 13 disparos, 10 de ellos corresponden a un arma calibre nueve milímetro.

La huida. Heriberto “N”, de 26 años de edad, buscó refugio en Tijuana, Baja California, donde se ocultó y “se sentía seguro”, según conversaciones de su teléfono celular interceptadas por la autoridad judicial.

En llamadas y mensajes de texto con su esposa, madre y hermanos, El Koala comentó que en tres ocasiones la policía lo detuvo en esa ciudad, pero no le encontraron antecedentes.
traslado_el_koala_a_cefereso.jpg

Éstas intervenciones permitieron su identificación y el pasado 23 de abril fue detenido, sin que opusiera resistencia, en la colonia Pedregal de Santa Julia, de la ciudad fronteriza.

Otro elemento destacado por la fiscalía federal fue que uno de los testigos, con vínculos familiares con uno de los tres presuntos implicados, narró que durante un convivio celebrado con ellos, los escuchó hablar del asesinato del comunicador y del grupo de la sindicatura de El Dorado, de Dámaso López.

El traslado. En la audiencia, realizada en el Centro de Justicia Penal Federal del estado de Sinaloa, El Koala se mantuvo en silencio y sólo, al conocer que estaba vinculado a proceso, con prisión preventiva, solicitó protección para que no le hagan daño.

A las 0:25 de la mañana de ayer, el Juez de Control que conoció la causa, dispuso que el inculpado fuera internado en el Centro Federal de Rehabilitación Social número 8, en el municipio de Guasave.

Instruyó notificar a las autoridades estatales prestar la protección necesaria al imputado en su breve estancia, en el Centro de las Consecuencias Jurídicas del Delito, en Culiacán.

En un vehículo blindado de la Policía Federal Preventiva y escoltado por patrullas de la misma corporación fue trasladado al Centro Federal de Rehabilitación.

El convoy de la Policía Federal, que se desplazó 160 kilómetros al norte del estado por la carretera Benito Juárez, contó con el apoyo de policías estatales que monitorearon su trayecto, hasta que llegó al pórtico del Cefereso federal.
traslado_el_koala_a_cefereso_6.jpg

Cristobal Castañeda Camarillo, subsecretario de Seguridad Pública del estado, dijo que El Koala sólo pasó la noche en una celda en el reclusorio de esta capital, con vigilancia, sin que se presentaran incidentes.

El juez de la causa 49/2018 concedió a los abogados del implicado la duplicidad del término de las 148 horas para continuar con la audiencia el próximo domingo a fin de revisar el expediente que consta de 16 tomos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS