Terremoto y lluvias tronaron a familias de Playa Vicente en Oaxaca

Viviendas y comercios quedaron anegados; caminos sólo pueden cruzarse en lancha; en temporada normal se recolectaban de 20 a 120 kilos de pescado, ahorita nadie los visita
Pescadores como Esteban Espinoza lamentan que el gobierno no le permita a la gente tener una vivienda digna y mejores oportunidades laborales (FOTOS: MARIO ARTURO MARTÍNEZ. EL UNIVERSAL)
24/10/2017
02:17
Christian Jiménez/Corresponsal
Juchitán
-A +A

[email protected]

Antes del 7 de septiembre, Playa Vicente era un destino turístico prolífico para el esparcimiento y la pesca, actividad de la que decenas de familias han dependido por generaciones.

Sin embargo, el sismo y las intensas lluvias de septiembre afectaron viviendas, agrietaron el suelo y dejaron las casas que quedaron en pie, inundadas. Lo mismo ocurrió con los comercios, donde desde hace más de un mes nadie compra.

Esteban Espinoza Castillejos, de 61 años, es vecino de la agencia perteneciente a Juchitán, y pescador desde hace décadas. Relata que tras el temblor y las lluvias, llegó la marea roja —acumulación de algas que se multiplican más rápido de lo habitual— y frenaron por completo las actividades económicas.

playavicente-1.jpg

En una temporada normal se recolectan de 20 a 120 kilos de pescado y lo equivalente de camarón durante un día. Los mariscos son vendidos en el mercado de la Séptima Sección de Juchitán y distribuidos a orilla de playa, en las palapas que ofrecen servicios de alimentos.

“Ahorita no hay visitas, los pescadores están saliendo poco porque el agua está llena de lama y no se puede pescar”, comenta el sexagenario. Una red llena de algas tarda hasta 15 días en limpiarse, lo que se traduce en pérdidas para las familias de pescadores.

En el lugar, los apoyos del programa Propesca, de la Secretaría de Agricultura Ganadería Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), que asciende a siete mil pesos, se entrega a sociedades cooperativas desde hace tres años, dejando fuera a pescadores independientes.

playavicente-3.jpg
 

Ellos han solicitado el incremento del padrón, por lo que la dependencia prometió cinco millones de pesos más para beneficiarlos, pero el recurso aún no se ha aterrizado. A cambio de los apoyos, los beneficiarios deben pagar 80 mil pesos y entregar los motores de sus lanchas, que les costaron 250 mil pesos. Un motor tiene una vida de hasta cuatro años, pero deberá entregarse aun si funciona, pues la condición es cambiarlo por uno nuevo. Gran parte de ellos rechazan la idea de entregar su equipo, pues aún funciona. Mencionan que una lancha cuesta hasta 70 mil pesos, mientras que las redes alcanzan un precio en el mercado de hasta 100 mil pesos; la ayuda es insuficiente. A decir de Espinoza Castillejos, además de revivir la pesca, se necesita reactivar la oferta turística. Lamenta que hasta hoy las omisiones del gobierno no permitan a la gente tener una vivienda digna y mejores oportunidades laborales.

playavicente-4_0.jpg

Sin casa y sin trabajo. Por su parte, Mayra Rosado López, pobladora de Playa Vicente, cuenta que tras el sismo, los suelos quedaron agrietados. Días después llegaron las lluvias que provocaron el incremento del nivel de la Laguna Superior del Golfo de Tehuantepec, cuyas aguas inundaron viviendas y dejaron caminos que sólo pueden cruzarse en lancha.

“Las casas están sumidas, se fueron para abajo porque se hundió el piso”, señala la mujer, quien recuerda que tras lo sucedido, personal de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) acudió a realizar el censo, pero no bajaron de las lanchas en las que se movían, pues no se querían mojarse los pies.

En esta localidad hay aproximadamente 126 habitantes. Según el Inegi, 23.81% de la población es analfabeta y 83.33% es zapoteca. Con información de Mario Martínez.

playavicente-2.jpg

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS