Renuncia delegada de Profepa en Cancún

Carolina García Cañón presentó su renuncia al cargo para sumarse a “proyectos personales”; será sustituida provisionalmente por Rodolfo Vilchis, encargado de Oficina Regional de la dependencia en Akumal-Tulum
Carolina García Cañón, delegada de la Profepa en Q. Roo (Foto: Adriana Varillas / EL UNIVERSAL)
12/09/2017
20:24
Adriana Varillas / corresponsal
Cancún, Quintana Roo
-A +A

La delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Carolina García Cañón, presentó su renuncia al cargo y será sustituida provisionalmente por Rodolfo Vilchis, el encargado de Oficina Regional de la dependencia en Akumal-Tulum.

La funcionaria, quien es militante del Partido Verde (PVEM), precisó que ayer renunció para sumarse a “proyectos personales” y evadió confirmar si se sumará a la Secretaría de Medio Ambiente del Estado de México, como parte del equipo del gobernador electo, Alfredo del Mazo.

“Presenté mi renuncia voluntaria el día de ayer. (Rodolfo Vilchis) se queda como encargado, por el momento. Es una renuncia voluntaria que yo presenté debido a un proyecto personal que tengo en puerta, bastante interesante”, expresó, en breve entrevista.

Previo a una comparecencia en la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR), en Cancún, García Cañón aseguró que entregará una delegación ambiental “en muy buenas condiciones”, incluso, “en una posición muy distinta a la que yo la tomé”.

Sobre la situación de Malecón Tajamar, cuyos manglares deben ser restaurados por sentencia de un Tribunal, la funcionaria recordó que aún han recursos jurídicos pendientes por resolver, pero no especificó cuáles.

También confirmó que el proyecto Ynfinity, ubicado en el interior de Tajamar, fue clausurado ayer por la Procuraduría, que inició un procedimiento administrativo en contra del desarrollo, al carecer de evaluación y autorización en materia de impacto ambiental para realizarse en un ambiente costero.

El inmueble condominal se encuentra a escasos 500 metros de distancia del Sistema Lagunar Nichupté y sus promoventes tienen 15 días para presentar sus alegatos.

La salida de García Cañón de la delegación de la Profepa en la entidad fue celebrada por ambientalistas, quienes ven en su gestión uno de los pasajes más obscuros para la vigilancia y el castigo a los crímenes ambientales en el estado.

“Bendito sea Dios que se va. Que se vaya bien lejos. Fue una delegada omisa, incompetente, con falta de conciencia social, con desconocimiento de las leyes, dejando al estado en indefensión, porque al no cumplir con su función de vigilancia y castigo a los delitos ambientales, dejó de parar un montón de cosas que era urgente frenar y entonces se elevó la impunidad en el estado.

“La verdad es que nos sentimos muy contentos de que se vaya y lo único que pedimos es que la persona que la sustituya tenga un perfil superior al de ella, en todos los sentidos”, expresó la presidenta del Grupo Ecologista del Mayab (GEMA), Aracely Domínguez Rodríguez.

La activista, quien ha dedicado más de 30 años a la defensa de los recursos naturales de la entidad, principalmente en la zona norte del territorio, subrayó que la “ineficacia y desconocimiento” de García Cañón –quien tomó posesión del cargo el 27 de febrero de 2015- obligó a la Profepa a abrir la Oficina de Akumal- Tulum, pues la funcionaria quedó rápidamente rebasada por la problemática de la zona.

Entre los temas de mayor urgencia que se detonaron en el estado y que tuvieron que ser atraídos por oficinas centrales, recordó la devastación de Malecón Tajamar, el desmonte y relleno de manglares en Holbox, la instalación de escolleras en la zona costera de Playa del Carmen, derrames de hidrocarburos en el Sistema Lagunar Nichupté, construcciones ilegales o relleno de humedales en Puerto Morelos o en Cancún, denunciadas en flagrancia, a los que el personal de la delegación llegó tarde o jamás llegó.

Organismos como la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), se quejaron en diferentes ocasiones por el retraso en las actuaciones de la delegación e incluso, la Dirección de Ecología de Cancún tuvo que intervenir para imponer clausuras preventivas, para frenar delitos ambientales, mientras inspectores de la delegación a cargo de García Cañón, se presentaban en el lugar.

Para el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), el trabajo de García Cañón, fue desfavorable en términos de vigilancia y justicia ambiental.

“Realmente tenemos una opinión no tan favorable de la delegación de la Profepa. Al menos en los últimos dos años, interpusimos 120 denuncias populares y de ese pull, no fueron atendidas debidamente.

“Creemos que no fue tan capaz para hacer su trabajo. Entendemos que hubo recortes presupuestales y de personal muy importantes, pero la Ley ambiental y el Reglamento Interior le permitían generar convenios de colaboración con dependencias y órganos de gobierno para tener un trabajo más colaborativo”, indicó, Sandra Moguel, coordinadora regional del Cemda.

La activista manifestó que como parte del proceso de tramitación de denuncias ciudadanas, se les solicitaron más requisitos de los que la ley prevé y que ello constituyó también una obstaculización de la justicia.

Para Alejandrina Selem, del Consejo de Desarrollo de Holbox, la figura de la delegada es de “ausencia” y “omisión”.

“No puedo decirte nada mas porque por aquí casi no se paraba. No la vimos seguido, mas que cuando instalaron un módulo de Profepa dentro de la Conanp, pero como los ejidatarios les cerraron las oficinas, pues tampoco ellos duraron mucho.

“Luego, en alguna reunión como la de la instalación del Comité de Desarrollo Turístico Sustentable, el mes pasado o cuando una clausura según, de 36 obras, que nadie ha visto aquí que sean tantas las clausuras, pero bueno, lo que te digo es que más bien estuvo ausente, omisa”, manifestó.

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS