Redireccionan afluente de Agua Azul con parche

El gobierno de Chiapas contrató a la empresa Omega Construcciones para que trabajara en Agua Azul y lograra rescatar esta zona turística (FREDY MARTÍN. EL UNIVERSAL)
19/12/2017
04:48
Fredy Martín Pérez / Corresponsal
Agua Azul
-A +A

Un mes después de que las cataratas de Agua Azul se quedaron con los muros de piedra caliza secos y en riesgo de perderse esa importante atracción del estado, las autoridades colocaron prácticamente un parche para que el afluente corra nuevamente casi como en sus mejores momentos y vuelve a ser atractivo para los turistas nacionales y extranjeros que acuden. 
aguazul.jpg

Cuando las cataratas se quedaron sin agua, los habitantes de Agua Azul trabajaron por tres días en La Boquilla para tratar de arreglar el problema y cuando creyeron que ya había quedado se retiraron de la zona. Sin embargo, el agua que caía en la cascadas era consecuencia de un frente frío que trajo lluvias en la zona.

Desde el pasado 22 de noviembre la empresa tabasqueña Omega Construcciones, contratada por el gobierno de Chiapas, trasladó retroexcavadoras, tractores, una planta generadora de luz y una veintena de hombres hasta el punto conocido como La Boquilla (a 310 metros sobre el nivel del mar), en la bifurcación donde a principios del mes pasado el agua se cargó en el brazo izquierdo y dejó las cascadas, rápidos, piscinas y áreas de nado de Agua Azul con la piedra desnuda.
aguazul1.jpg

La maquinaria pesada tiene la meta de azolvar del cauce derecho unos 12 mil metros de grava y arena, pero para darle fuerza a la zona, los tractores tuvieron que romper rocas calizas para que quedara un sólo rápido que se precipita con fuerza en un paso que ahora tiene una profundidad de más de un metro, según informó el encargado de obra de la Comisión Nacional del Agua (CNA), Alfonso Vilches Rivera.
aguazul2.jpg

Como parte de los trabajos de desazolve, se retiró un árbol de cedro que cayó a finales de octubre en el lado derecho y que se pensaba que había provocado que el agua se cargara en el cauce izquierdo y dejara sin líquido las cataratas de Las Golondrinas y La Licuadora.

Sin embargo, los ejidatarios de la zona se manifestaron preocupados por la obra ya que temen que en temporada de lluvias el agua se cargue con mayor fuerza en el lado derecho e inunde los restaurantes y locales de venta de artesanías, como ocurrió en el año 2013.

TAGS

Mantente al día con el boletín de El Universal

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS