Realizan misa a bebé de migrantes hondureños fallecido por el frío en Sonora

El sacerdote Francisco Murataya, de la Orden de San Francisco de Sales, celebró el servicio religioso del pequeño Jonathan Steven en el Albergue San Juan Bosco; sus restos serán cremados
Realizan misa a bebé de migrantes hondureños; cruzará con ellos a EU
Foto: Cortesía Sergio García
17/01/2018
21:38
Amalia Escobar / Corresponsal
-A +A

Los residentes de la frontera de Nogales se conmovieron ante la despedida que hizo la joven pareja de migrantes hondureños, conformada por Jaime y Sandy, a su bebé de apenas 40 días de nacido, con quien junto a su otro hijo de tres años, planeaban cruzar a Estados Unidos en calidad de indocumentados.

Hace poco más de una semana salieron huyendo de su natal San Pedro Sula para dejar atrás la miseria y la falta de empleo, con la esperanza de brindar mejores condiciones de vida a sus hijos, “Y mira lo que pasó, una tragedia”, dijo a EL UNIVERSAL Jaime sin poder contener el llanto.

Jaime Hernández y Sandy Carranza, de 22 y 23 años respectivamente, cursaron hasta bachillerato. Él se desempeñaba como carnicero y ella al hogar; a raíz de los disturbios que se generalizaron en Honduras en diciembre pasado, provocados por un inestable proceso electoral, llegó el desempleo.

“Tuvimos que vender todo en 20 mil Lempira – poco menos de 16 mil pesos mexicanos- porque mis hijos ya no tenían que comer, entonces arreglamos todo y decidimos viajar a la frontera para llegar hasta Lousiana con una familiar de mi esposa”, narró Hernández.

bebe_migrantes_hondurea-os_14.jpg

Recordó que llegaron a Nogales, Sonora, a las 6:00 horas del día 15 de enero. A las 8:00 horas, mientras comían unos tacos en la calle, su esposa Sandy amamantaba al bebé, de repente presintió que algo no estaba bien, cuando volteó a verlo tenía sangre en la nariz y boca. El menor fue trasladado por paramédicos a la Cruz Roja, donde falleció por neumonía.

Algunos grupos de residentes en Nogales se organizaron y les proporcionaron ayuda.

La tarde de este miércoles, en el Albergue San Juan Bosco, el sacerdote Francisco Murataya, de la Orden de San Francisco de Sales, celebró el servicio religioso del pequeño Jonathan Steven, cuyos restos serán cremados para acompañar a sus padres en su intento por cruzar como indocumentados, cualquier día de éstos, hacia Estados Unidos.

“Vamos a cruzar, porque a Honduras, ya no tenemos a que regresar”, expresó Jaime.

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS