Por paz, obispo de Chilpancingo se reúne con criminales

Salvador Rangel argumenta que dialogó con el líder del Cártel de la Sierra para que los niños no pierdan más clases
22/12/2017
01:32
Arturo de Dios Palma
Chilpancingo.
-A +A

El obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, se reunió con el líder del Cártel de la Sierra, Isaac Navarrete Celis El Señor de la I, uno de los criminales más peligrosos de Guerrero.

En entrevista, el obispo explica que la reunión fue una mediación que tuvo que hacer para garantizar que los niños no perdieran más clases y los sacerdotes pudieran oficiar. “Ciertamente me he relacionado, he visto a estas personas de la delincuencia, con esa finalidad de proteger a los sacerdotes. Cuando ha habido necesidad de verlos los he visto, por ejemplo, ustedes saben que hace tres o cuatro meses se pusieron las cosas muy delicadas allá en la Sierra, y entonces no dejaban ni entrar a los profesores ni a los sacerdotes y tuve que ver a este señor para que nos ayudara, y gracias a Dios hubo un buen entendimiento y ya pueden entrar los sacerdotes ahí”, dijo.

Hace más de dos años, Rangel Mendoza llegó a administrar la diócesis que abarca los territorios más conflictivos de Guerrero: Chilapa, Chilpancingo, la Sierra y parte de la región norte, en disputa por los grupos delictivos de Los Rojos, Los Ardillos, el Cártel de la Sierra, Los Guerreros Unidos, La Familia Michoacana y Los Tequileros.

Desde su llegada a Guerrero criticó la estrategia de seguridad, ha señalado que los narcotraficantes y los políticos están aliados; que dialogan en lo oscuro, aunque lo nieguen en público, y también ha dicho lo que ningún político se atrevería a decir, aunque lo haga: que dialoga con los criminales.

Hace cuatro meses —relata el obispo en entrevista—, se reunió en la Sierra con El Señor de la I, atrincherado en la Sierra de Guerrero, zona infestada de cultivos de amapola. Reiteró que está dispuesto a dialogar, a mediar con delincuentes para apaciguar Guerrero y añadió: “Sé de varias presidencias municipales donde han estado impuestos los candidatos de parte del narcotráfico, como algunos diputados también. Ciertos políticos en Guerrero están apadrinados por grupos de narcotraficantes”.

Entre los políticos acusados de vínculos con la delincuencia organizada está José Luis Abarca, ex alcalde de Iguala, quien puso la presidencia al servicio de los Guerreros Unidos, detenido en noviembre de 2014.

El 6 de diciembre, el papa Francisco nombró a Rangel Mendoza administrador de la Diócesis de Altamirano, en la Tierra Caliente, mientras nombran a un nuevo obispo.

El anterior obispo, Maximino Martínez Miranda, dejó la diócesis por la inseguridad, pues en la región han asesinado a tres sacerdotes y al mismo prelado intentaron secuestrarlo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS