Piden ayuda para Natanael, joven con esquizofrenia que vive atado a un árbol

Su familia asegura que, por falta de recursos y de apoyo del DIF, no han podido trasladar al joven a un hospital, y piden ayuda para poder acojinar su cuarto; el director del DIF en Navojoa aseguró que este caso ya se ha tratado desde años anteriores y que se le dará seguimiento
Piden ayuda para joven con esquizofrenia que vive atado a un árbol
(Foto: Amalia Escobar/EL UNIVERSAL)
30/01/2018
19:53
Amalia Escobar / Corresponsal
Navojoa, Sonora
-A +A

Pasa un día, otro y para Natanael Fuentes Valenzuela todos son iguales. El joven de 19 años que, de acuerdo con la familia, nació con parálisis cerebral infantil y esquizofrenia, es atado de pies y manos a un árbol para evitar que se lastime.

Su hermana Elizabeth Fuentes dijo, en entrevista con EL UNIVERSAL, que ante la falta de apoyo de las autoridades del DIF para ingresarlo a un hospital psiquiátrico, no les quedó más remedio que amarrar al joven para que no continuara haciéndose daño.

Detalló que Natanael no agrede a nadie, pero se lastima a sí mismo.

“El problema es que su cuarto no está acondicionado para él. Su psiquiatra ya nos dijo que tenemos que acondicionarle el cuarto, pero por escasos recursos no podemos”, dijo.

cuarto_natanael.jpeg
(Les han recomendado acojinar el cuarto del menor, pero por falta de recursos la familia no ha podido acondicionarlo. Foto: Amalia Escobar/EL UNIVERSAL)

La familia, que lucha día a día por sobrevivir, habita en Rancho Camargo, una comunidad indígena mayo, ubicada a 20 kilómetros del municipio de Navojoa, y a 319 kilómetros de Hermosillo, capital de Sonora.

Natanael es el menor de tres hermanos, su madre es divorciada, y trabaja en casa para sostenerlo, y su otro hermano es estudiante.

“Gasta tres paquetes de pañales a la semana, mi mamá todo el tiempo ha trabajado para salir adelante con el”, contó Elizabeth.

La joven comentó las penurias que a diario sufren por mantener lo mejor que pueden al joven, quien golpea con su cabeza todo lo que puede. Cuando tiene las manos desatadas se rasga la cara, se pega donde sea y con lo que sea, siempre se está haciendo daño.

Su hermana aseguró que el DIF está enterado de la situación que atraviesan, pues el psiquiatra les dijo que debían internarlo. Sin embargo, cuando solicitaron apoyo a la institución, les pidieron 2 mil pesos para el traslado más el pago por internamiento.

Además, cuando deben llevarlo a atención médica al hospital de Navojoa tienen que pagar 200 pesos al dueño de algún carro para que los lleve. A Natanael, le recetan alrededor de cinco medicamentos, que por lo regular no los tienen en existencia, por lo que la familia debe comprarlos.

Hace meses alguien puso una denuncia ante el DIF porque tienen amarrado al joven, quien acudió a la casa de la familia Fuentes para verificar la situación.

Sin embargo, de acuerdo con Elizabeth, en aquella ocasión, la madre, con el dolor de su corazón, pidió al DIF que se llevaran a su hijo para que lo atendieran mejor de como se encuentra; pero ahí lo dejaron, aseguró. Sólo les dieron una despensa mensual, añadió. 

La joven pide ayuda para poder acojinar el cuarto de su hermano que por necesidad permanece atado a un árbol.

DIF asegura que da atención al joven

Martín Mendoza Cevallos, director del DIF en Navojoa, informó que este caso ya se ha tratado desde años anteriores, y dijo que al joven lo atiende un psiquiatra del Hospital General, pero la familia dice que los medicamentos ya no le están haciendo efecto. 

Por esa razón, ya se le consiguió atención en el Hospital psiquiátrico Cruz del Norte de Hermosillo. Dijo que el paciente deberá ser trasladado y debe quedarse allá, el tiempo necesario para que le realicen nuevos estudios, le receten otro tratamiento y lo estabilicen.

"En el DIF siempre hemos estado pendiente, ya en una ocasión lo quisimos llevar a Hermosillo, pero la madre no aceptó desprenderse de él; incluso, le dijimos: 'señora no se lo vamos a quitar, se tiene que quedar un tiempo internado'", expresó el funcionario.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS