Motivado por las aulas, maestro vence su discapacidad

Bajo el peligro de perder su plaza, el maestro Chico regresó a dar clases
14/05/2018
03:41
Yuridiana Sosa/ Corresponsal
-A +A

Tuxtepec.— Francisco tiene 33 años de servicio como docente; desde hace tres tiene paralizado el lado izquierdo de su cuerpo debido a una lesión cerebral que sufrió hace una década. Los médicos le daban sólo 24 horas de vida, pero él continúa activo.

Apoyado de un bastón y con su brazo sobre un cabestrillo, el profesor Francisco González Mata, de 53 años, imparte clases todos los días en la Telesecundaria Dr. Víctor Bravo Ahuja, de Tuxtepec.

Ahí fue asignado luego de 20 años de servicio, tras recorrer varios planteles de la Costa y de la Cuenca del Papaloapan.

Chico, como lo conocen sus compañeros, volvió a las aulas aun sin recuperar totalmente el habla, pues corría el peligro de perder su plaza, por la reforma educativa que le impidió seguir ausente.

Francisco no es el único. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en 2015, 3.7% de los docentes del país tenían alguna discapacidad.

Perder la plaza. Francisco es originario de Tuxtepec, egresó de la Escuela Normal Urbana Federal del Istmo (ENUFI), en Ciudad Ixtepec, en 1985. Su preparación como docente continuó en la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), en Tuxtepec, y la Normal Superior de Ciudad Madero, Tamaulipas.

Hace 10 años, Chico cursaba la maestría en Educación en la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) cuando fue diagnosticado con toxoplasmosis cerebral, infección que lo llevó a un coma de 23 días.

“Yo escuchaba todo, quería vivir, pensaba en que aún tenía muchas cosas por hacer”, recuerda Chico, con lágrimas en los ojos.

Relata que al vencer el periodo de incapacidad fue apoyado por la Sección 22 del SNTE para seguir ausente, pero hace tres años el IEEPO le notificó que debía regresar.

Hoy Francisco ha recuperado el habla y su andar es más hábil. Con el apoyo de alumnos y padres de familia imparte sus clases y continúa su tratamiento. “Me siento con ánimo de sacar a adelante a mis alumnos y ser útil para la sociedad”, dice.

Los ocho maestros de la telesecundaria Bravo Ahuja, incluyendo a Chico, dan clases a través de sus computadoras y con internet rentado por los padres de familia, dice el director del plantel, Alfonso Salazar.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS