Se encuentra usted aquí

Los apilaron en un contenedor

Falló el sistema de refrigeración, por lo que depositaron los cuerpos en un congelador móvil
El aumento de homicidios y de cadáveres sin identificar provocaron una crisis en el Semefo de La Paz en marzo pasado. (ESPECIAL)
07/01/2018
03:05
Gladys Rodríguez Navarro/ corresponsal
La Paz.
-A +A

La violencia en el estado de Baja California Sur, ligada a pugnas de grupos criminales que se elevó a partir de 2014, reveló las deficiencias en los seis Semefos del estado.

El Semefo de La Paz, ubicado a un costado del Supremo Tribunal de Justicia del Estado (STJE), es una construcción que data de los años 80, sin remodelación reciente y acumulando materiales y escombros, según constató EL UNIVERSAL. En marzo pasado enfrentó una crisis por problemas con el sistema de refrigeración, que llevó a su personal a utilizar un congelador móvil para el traslado de cuerpos, que no logró atajar el hedor. Empleados y vecinos se quejaron en redes sociales de los olores fétidos.

El entonces procurador, Erasmo Alamilla, informó que ocurrió una avería en el sistema, asociado a las altas temperaturas, y los cadáveres se depositaron en un equipo alterno. Según dijo, no se volvió a presentar el problema.

Aunque no precisó el número de cadáveres, personal administrativo de la procuraduría estimó que al menos unos 30 fueron trasladados a un contenedor. “La situación se estaba saliendo de control. Incluso solicitaron servicio de funerarias, pero se les hizo muy grande la cuenta y por eso usaron el thermo king”, dijo un empleado, quien solicitó el anonimato.

El Semefo de esta capital tiene capacidad para menos de 20 cuerpos, y el número de homicidios elevados y los cadáveres sin identificar provocaron una crisis en ese momento.

En entrevista, el recién nombrado procurador Daniel de la Rosa Anaya señaló que actualmente no existe problema de saturación en ninguno de los seis Semefos del estado, de los que dos se ubican en Los Cabos y uno por cada ciudad de La Paz, Comondú, Loreto y Santa Rosalía. Reconoció que existe la necesidad de modernizarlos, sobre todo, adaptarlos a las condiciones de violencia que enfrenta la entidad. “Es un trabajo que ya estamos haciendo, con base en un diagnóstico y se tiene contemplado para el próximo año”, señaló. Y aunque aún no se ha definido el presupuesto, podría ascender a 30 millones de pesos, considerando un Semefo de “nueva generación”. En el resto del estado, añadió, se trabajará en los proyectos ejecutivos durante este año, para empezar con gestión de recursos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS