La policía y la activista, cruce de acusaciones en Guerrero

La activista Yndira Sandoval denunció que el día 16 de septiembre una policía de Tlapa la violó; policía municipal se defiende y dice sentirse violentada
En la foto: Yndira Sandoval Sánchez, activista y Claudia Juárez Gómez, policía municipal de Tlapa (ESPECIAL)
27/10/2017
06:11
Redacción
Con información de Arturo de Dios Palma
-A +A

Yndira Sandoval Sánchez se define como feminista, mujer de izquierda y defensora de los derechos humanos, sobre todo, de las mujeres y las juventudes.

Hoy coordina la iniciativa Todas Mx que promueve la autonomía física, económica y política de las mujeres.

El 22 de octubre la vida de Yndira dio un vuelco: denunció que una policía de Tlapa la violó.

La noche del 16 de septiembre, como ha contado, le tocó defenderse a sí misma. Pasaban de las 20:00 horas y acudió a la clínica privada San Antonio para atenderse una herida cerca de un seno.

Al salir, no tuvo dinero en efectivo para pagar la consulta y acordó con el médico ir al banco para retirar y pagar, según ha dicho.

Cuando intentaba trasladarse al banco, a su acompañante lo detuvo la patrulla de la Policía Municipal y luego a ella. Discutió con los agentes y se resistió a la detención, por presuntamente negarse a pagar la consulta. Al final fue trasladada a la comandancia.

Asegura que en una celda la policía municipal Claudia Juárez Gómez la comenzó a tocar, le bajó el pantalón y después penetró su vagina con los dedos. La violó, afirma.

Treinta y tres días después, el 22 de octubre, Yndira Sandoval denunció públicamente la violación.

De esta manera el nombre de Claudia Juárez Gómez, elemento de la Policía Municipal de Tlapa, salió a la luz pública y lo hizo de la peor manera: como violadora de otra mujer, según la activista.

A  través de un video que posteó en su cuenta de Facebook, dio su versión. También se dijo violentada: “Yo sigo trabajando, pero me siento avergonzada. Todos me señalan y dicen: ‘ahí está la violadora’”.

Desde hace dos años, Claudia es policía municipal y ahora le preocupa perder su puesto. Tiene tres hijos, dos niñas que mantiene con lo que gana como policía. Es madre soltera e indígena, como la mayoría en esa zona.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS