La historia detrás de la escuela de Julio, el niño famoso por su primer pastel

Iris es la maestra que hace felices, y enseña a ser felices, a niños en una de las comunidades más alejadas en Nayarit; hace unos días, sorprendió a Julio con su primer pastel de cumpleaños y las fotografías circularon ampliamente en redes
(Foto: Cortesía Iris García)
15/11/2017
00:37
Montserrat Soriano
Ciudad de México
-A +A

Julio, al igual que otros 73 niños, toma clases en un salón improvisado, hecho con láminas de cartón y lonas. De lunes a viernes vive en un albergue, alejado de su familia, para no tener que caminar un trayecto de hasta cinco horas desde su comunidad a la escuela. En estas condiciones, él y sus compañeros a diario buscan continuar con sus estudios de secundaria.
 

La telesecundaria “Juan Escutia” está localizada en la comunidad de Huaynamota, en el municipio Del Nayar, en la sierra nayarita, donde habitan comunidades indígenas, en su mayoría huicholes.

La escuela tiene construidas tres aulas y dos más fueron improvisadas por cinco profesores, quienes están a cargo de los tres grados.

salon.jpg
(Dos salones fueron construidos por los profesores con lo que tenían a la mano. Foto: Cortesía Iris García)

Las condiciones no sólo son difíciles para los niños, para llegar a la escuela, los maestros atraviesan un río que, cuando llueve, se llena de palos y lodo. Por eso prefieren vivir en las instalaciones de la telesecundaria durante la semana, aunque en ocasiones pueden permanecer ahí hasta 15 días.

La maestra Iris García, egresada de la Normal Superior de Nayarit, se encarga de uno de los grupos de primer año. Cuenta a EL UNIVERSAL que ella y otros cinco profesores construyeron con láminas de cartón, palos, lonas y unas puertas, dos techos donde los niños toman sus clases.

La zona donde los colocaron se usaba como desayunadores, por eso tiene piso firme. “A la otra maestra y a mí nos divide una lámina de cartón.”

Las aulas improvisadas están acondicionadas con un pizarrón, donde la maestra Iris imparte todas las asignaturas al grupo, y además, les enseña palabras en inglés, que les traduce al español y al wixárika, lengua local.

escuela.jpeg
(Así acondicionaron las aulas improvisadas. Foto: Cortesía Iris García)

EL ALBERGUE

El albergue donde Julio y sus compañeros viven es parte del Programa de Albergues Escolares Indígenas, de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), localizado a pocos minutos de la escuela.

Este centro recibe a alumnos desde primaria hasta preparatoria, y en total lo habitan entre 100 y 120 niños de diferentes comunidades.

Sin embargo, no tiene las condiciones necesarias para atender, a veces, ni siquiera las necesidades básicas de los niños y jóvenes. “No cuentan con agua potable para bañarse y a veces ni para tomar”, dice la docente.

escuela1.jpeg
(Las niñas y niños de la telesecundaria también realizan diversas actividades deportivas. Foto: Cortesía Iris García)

Los niños deben cumplir normas de convivencia en el hogar temporal, y si no lo hacen pueden ser suspendidos.

Eso le ocurrió a Julio, quien por una semana no pudo permanecer hospedado y tuvo que trasladarse desde su casa hasta la escuela, lo que lo obligó a caminar un trayecto, nada sencillo, que le lleva dos horas a pie atravesando montes.

La maestra Iris intervino para conseguir que fuera readmitido. “Se me hacía imposible que mi niño estuviera caminando desde las 5:00 para llegar a la escuela a las 7:00 que entramos”, recuerda.

“Tuvimos una reunión, y el papá y nosotros hablamos con la jefa del albergue para que lo recibiera de nuevo”, explica.

En cuanto a la alimentación de los menores, en la escuela se les provee una comida, y en el albergue reciben desayuno y cena, que normalmente es frijoles, tortillas, arroz, y en ocasiones, atún.

“La escuela garantiza el alimento de lunes a viernes, pero no sabemos si en sus casas coman de manera adecuada (durante el fin de semana)”, comenta la maestra. Quien además expresa su preocupación debido a que en la asignatura de ciencias, al evaluar peso y talla de sus alumnos, se percató de que “hay algunos en condiciones de desnutrición”.

LOS MAESTROS VIVEN EN LA ESCUELA

Para los maestros, la situación tampoco es favorable. Ellos viven en las instalaciones de la escuela de lunes a viernes, pues las lluvias que se presentan en la región impiden que se trasladen a sus casas. “Hay semanas en que nos quedamos 15 días o más.”

La maestra Iris cuenta que cuando llueve, los deslaves llenan el río Huaynamota de palos y lodo, por lo que se vuelve más difícil cruzar.

En ocasiones, el motor de la barca que utilizan se apaga, entonces los maestros deben remar para esquivar los escombros y poder salir a salvo del desastre.

escuela2.jpeg
(A veces las lluvias hacen más difícil el camino de regreso a sus casas para los profesores. Foto: Cortesía Iris García)

Los profesores que atienden la escuela provienen de diferentes comunidades de Nayarit, y para comunicarse con sus familias deben atravesar el río y llegar a otra localidad donde hay un local con acceso a Internet.

Así fue como la maestra Iris pudo poner, el pasado 7 de noviembre, en su perfil de Facebook las fotos del cumpleaños de Julio. En cuestión de horas, la publicación se volvió viral en redes sociales y la nota llegó a diversos medios de comunicación.

profesores.jpg
(La profesora Iris y sus compañeros docentes. Foto: Cortesía Iris García)

EL PASTEL DE JULIO

Pese a todo, Iris García describe como una “grata experiencia” los momentos en que los estudiantes pueden compartir actividades como la fiesta de cumpleaños de Julio.

“A pesar de todo hay que buscar que sean felices, aunque las condiciones a veces no dan para más”, dice.

Al inicio del ciclo escolar Iris preguntó a sus 14 alumnos cuándo era su fecha de cumpleaños, para así poder hacer una fiesta mensual. “Les hice como un calendario en forma de globo.”

23316458_10212264493502246_4003689197191719175_n.jpg
(Iris sorprendió a Julio con su primer pastel de cumpleaños. Foto: Cortesía Iris García)

Julio es el único estudiante que nació en octubre.

“Cuando vio el pastel se me hizo muy curioso porque no se quería quitar la mano de su pañito, con el que se tapó la cara.”

Al preguntarle a Julio lo que ocurría, el niño contestó: “es que nunca me habían dado un pastel”.

Entre porras y aplausos los menores preguntaban a la maestra qué frutas eran las que contenía el pastel.

escuela6.jpeg
(La maestra Iris realiza un cumpleaños por mes. Foto: Cortesía Iris García)

“Me preguntaron ¿qué es eso verde? Y les dije: es kiwi, una fruta”. La docente cuenta que algunos estudiantes no conocían las frutas que muchos otros niños, de manera cotidiana, sí pueden identificar.

La profesora hace un llamado a las autoridades a que ayuden a la comunidad de Huaynamota, y en especial a la escuela y el albergue, afirma que necesitan apoyo en la labor que ellos día a día se esfuerzan por cumplir de la mejor manera: enseñar y atender las necesidades de los niños.

Iris es la maestra que hace felices, y enseña a ser felices, a niños en una de las comunidades más alejadas en Nayarit.
 

Artículo

Conmueve foto de niño nayarita con su primer pastel de cumpleaños

La maestra del menor, identificada en su perfil de facebook como Bibi Glez, compartió el emotivo momento en que el menor recibe, al parecer, su primer pastel
Conmueve foto de niño nayarita con su primer pastel de cumpleañosConmueve foto de niño nayarita con su primer pastel de cumpleaños

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios