Historia. "Entre más tóxico sube su valor; hay unos que no se comen"

Los alacranes pasan por un proceso de selección para saber si son útiles como llavero, decoración de botella o artesanía, hay mujeres que hasta los llevan encapsulados en las uñas
Alacranes amarillos en un palo para sacarles el veneno
Los animales se pueden condimentar con especies, con sal, pimienta, chile y limón. (FOTO: FRANCISCO RODRÍGUEZ. EL UNIVERSAL)
18/06/2018
03:56
Francisco Rodríguez / Corresponsal
Durango
-A +A

Durango.— Guadalupe García tiene 30 años y es coordinadora del alacranario del Museo de la ciudad y comerciante de artesanías con alacrán.

Ella y su familia compran los arácnidos cazados por los alacraneros como Chalío, pues refiere que es mejor cazarlos y darles un uso, “pues de todos modos la gente los fumiga o los mata”. Menciona que tiene alrededor de 35 proveedores que vienen de distintas zonas como El Mezquital, El Salto o rancherías cercanas que llevan diferentes especies.

Pero sólo los recibe vivos para no correr el riesgo de cómo los mataron o si les echaron algún insecticida, pues explica, esos ya no sirven.

Lupita agrega que sus clientes suelen ser principalmente de Aguascalientes, Torreón, Baja California o el Estado de México. Cuando llegan a sus manos, los alacranes pasan por un proceso de selección.

Los clasifican por su especie o por su tamaño; si sirve para llavero, botella o artesanía, y asegura que hay mujeres que hasta los llevan encapsulados en las uñas.

“Dependiendo de la especie o de la zona, entre más tóxico es más caro porque adquiere más valor. Hay especies que no se pueden comer. Hay otros que se tardan más en conseguir”, comenta. En temporada alta, junio a agosto principalmente, un solo proveedor llega a traerle hasta mil 500 alacranes en una semana.

Lupita explica que el proceso para quitarles el veneno es sumergirlos en alcohol, el cual los mata, los conserva y les absorbe el veneno.

También, los alacranes se venden en diferentes restaurantes que los sirven como brocheta de alacrán, taco de alacrán, tostadas o sopes de alacrán. Chelo García, hermana de Lupita, tiene un local en el que cocina a los arácnidos. La mejor forma, dice, es freírlos porque agarra una textura más sabrosa y crujiente.

Se pueden condimentar con especies, con sal, pimienta, chile, limón; inclusive acompañar con frutas como jícama o piña. Chelo les saca el interior, los clava en un palillo y los pone en la parrilla. El alacrán empieza a dorarse, agarran un color rojizo y cuando su cola ya no cuelga, el alacrán está listo para comerse, explica.

Video

Así se cazan los alacranes en la sierra

Rosalío caza alacranes para sobrevivir, lleva 34 años practicando este viejo oficio típico de Durango.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS