Hallan muerta a mujer secuestrada en primaria de Acapulco

Fue identificada como Yaqui Lauri “N”, vendía estampas afuera del plantel y recién había salido de prisión
Vigilancia. La escuela Francisco Sarabia de Acapulco fue resguardada por militares tras el plagio de la mujer.
27/04/2018
02:57
Arturo de Dios Palma
-A +A

Acapulco.— Hallaron muerta a la mujer que el pasado miércoles fue sacada de una primaria de la colonia Renacimiento, confirmó el vocero del Grupo Coordinación Guerrero (GCG), Roberto Álvarez Heredia.

El pasado miércoles, alrededor de las 11:00 horas, dos hombres irrumpieron en la primaria Francisco Sarabia, preguntando por Yaqui Lauri “N” La Cuca , cuando les dijeron que se encontraba en el área de la cooperativa, llegaron hasta ahí, la sometieron y se la llevaron.

Ayer, el vocero indicó que La Cuca vendía estampitas afuera de la escuela y entró al plantel para ayudar a su hermana, quien se encarga de la venta de alimentos y bebidas en la cooperativa. El hecho provocó que los padres de familia fueran de inmediato a recoger a sus hijos y las clases se suspendieran.

Por la noche, alrededor de las 22:15 horas se reportó el hallazgo de un cadáver con una cuerda en el cuello, en una calle de terracería. Fue hasta la tarde del jueves cuando Álvarez Heredia confirmó que se trataba de Yaqui Lauri “N”, de 25 años, levantada en la primaria.

Según el reporte, La Cuca recién salió del penal de Acapulco, tras estar acusada de formar parte de un grupo criminal.

El 20 marzo, cinco o seis hombres irrumpieron en la telesecundaria Vicente Guerrero, ubicada en la colonia La Frontera, en Acapulco. Apenas dieron las 8:40 horas, rompieron la malla de protección y entraron. Iban armados con picos y palos, sometieron a los profesores y después a los estudiantes.

Entraron a un salón —según la versión oficial— y ordenaron que todos se hincaran. A las alumnas les pidieron que se trenzaran entre ellas y comenzó la vejación: con pinzas de podar y machetes les cortaron el cabello. De inmediato fueron al otro grupo e hicieron lo mismo.

Minutos después los hombres salieron con la cabellera de 20 niñas y dos profesoras, y con cuatro celulares. Nadie les impidió la huida.

En Acapulco son por lo menos unas 200 escuelas las que no abren sus puertas si no hay vigilancia de policías y militares.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS