“Fonden me entregó una tarjeta sin crédito”, damnificada de Oaxaca

María intentó comprar material para reparar su casa, pero la rechazaron porque el plástico no tiene fondos
Incertidumbre. La zapoteca María Ríos dice que reportó al banco que su tarjeta no tiene fondos, pero no ha recibido respuesta de ninguna autoridad. (MARIO A. MARTÍNEZ. EL UNIVERSAL)
20/10/2017
00:13
Asunción Ixtaltpec.
Roselia Chaca y Mario Martínez
-A +A

Más que sentimentalismo, que apegos, es el respeto por el trabajo de toda una vida de sus padres lo que obligó a María Ríos Santiago a proteger y reconstruir su casa de teja, donde ella piensa morir; así que los 120 mil pesos que le prometieron por daño total de vivienda —de parte del gobierno federal— y le depositaron en dos tarjetas, los utilizaría para reconstruirla.

Al menos eso era lo que pensó cuando recibió, hace una semana, de parte de Bansefi sus dos tarjetas del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), la primera con 15 mil pesos para la mano de obra y que se podrá retirar en los cajeros; la segunda, con 25 mil pesos —correspondiente a un primer pago—, para la compra de materiales de construcción. Pero sólo el primer plástico tenía el recurso, el segundo no.

sin_fondos_tarjeta_de_fonden_51253673.jpg

En Oaxaca, a los damnificados por el sismo del pasado 7 de septiembre se les otorgaron dos tarjetas, donde se les depositarán 120 mil pesos para su vivienda.

Con el primer pago María comenzó la contratación de albañiles para reconstruir su vivienda, foliada con el número 005/000883, de la calle Independencia, en Asunción Ixtaltepec, pero al querer hacer válida su segunda tarjeta, fue rechazada por no tener crédito. Lo volvió a intentar en otra tienda de Ixtaltepec, pero tampoco pasó. “Volví otro día a ver si ya tenía crédito y nada, así varias veces; Fonden me entregó una tarjeta sin crédito”, dice.

Después de eso informó a las autoridades de la situación y fue visitada por dos funcionarios de Bansefi, quienes le dijeron que fue un “error” y que tenía que entregarles la tarjeta, pero ella se negó; después llegaron funcionarios de Sedatu con el mismo argumento, así que habló a las oficinas centrales del banco en la Ciudad de México para informar de su caso.

“Me dijeron que no la entregara; de ahí me agarro, quiero que me lo resuelvan, pero el banco no me resuelve”, comenta María Ríos.

La zapoteca es una de las 4 mil 935 personas de Ixtaltepec que se quedaron sin hogar y viven en patios y debajo de lonas. En esta población 2 mil 964 casas salieron afectadas, según la Sedatu.

25.jpg

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS