Estado, en alerta por inundaciones; río Bravo, en riesgo de desbordarse

Suman ocho colonias afectadas y prevén afectaciones al centro de importación de vehículos
Las precipitaciones pluviales han causado severos daños en colonias como Pancho Villa y La Fe, así como afectaciones a vialidades, según autoridades. (JULIO MANUEL LOYA. EL UNIVERSAL)
28/09/2017
01:24
Julio Manuel L. Guzmán / Corresponsal
Reynosa
-A +A

El gobierno de Tamaulipas se declaró en alerta por las precipitaciones que ocasionaron inundaciones en varios sectores de Nuevo Laredo y que amagan con el desbordamiento del río Bravo, a la altura de los puentes internacionales.

Joel Silva, jefe de Servicios Hospitalarios de Protección Civil de Nuevo Laredo, detalló que el nivel del agua podría subir cuatro metros de su cauce normal, por lo que las instalaciones del Centro de Importación Temporal de Vehículos se verán afectadas, así como las arterias aledañas a ese sitio.

El funcionario reveló que son más de ocho colonias las afectadas por las lluvias, situación por la que se ordenó la apertura de un albergue ubicado en las avenidas Luis Caballero y Gutiérrez, y de ser necesario dar apertura al refugio del Centro Cívico.

Indicó que las lluvias intensas han provocado inundaciones en las colonias Pancho Villa, La Fe, Los Fresnos, Lomas del Río, y las que están cerca del arroyo El Coyote, ISSSTE.

SCT solucionará desperfectos. En 48 horas, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) espera solucionar las afectaciones causadas por las corrientes de agua en la carretera libre a Nuevo Laredo, donde quedó destruida la carpeta asfáltica, en un área de 15 metros de largo, 11 de ancho y cuatro de profundidad, a la altura del kilómetro 161+750.

Roberto Cervantes Martínez, director del centro SCT de Nuevo León, informó esa vía podría presentar otros daños, pues aún hay zonas cubiertas con encharcamientos.

Explicó que en el lugar hay cuadrillas de las áreas de servicios técnicos, conservación y construcción para reparar los daños a más tardar en 48 horas, no obstante que sigue lloviendo en la región.

Mientras tanto, dijo, la circulación se mantiene cerrada en dirección Nuevo Laredo-Monterrey. Para resolver el problema de manera temporal, desde las 16:00 horas del martes la Policía Federal abrió un carril a contraflujo en el otro cuerpo de la carretera, por casi 30 kilómetros.

El funcionario consideró que los daños sufridos por las unidades de carga son cuantiosos, pues el nivel del agua alcanzó a subir hasta la mitad de las cajas. Además, deben contemplarse las afectaciones que muchas empresas sufrieron por el retraso, ya que transportan insumos para la producción. El aforo diario de la carretera es de 16 mil unidades entre vehículos ligeros y pesados. Por otro lado, el diputado local panista José Luis Santos presentó ante el pleno de la Legislatura una solicitud de exhorto para que la SCT agilice los trabajos de reparación y que el gobierno del estado realice la reconstrucción de caminos alternos afectados por las lluvias.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS