23 | ENE | 2019
Danna Paola tiene movimientos involuntarios o reflejos nulos, puesto que en ocasiones imprime fuerza, se le va la mano y raya el cuaderno al escribir o cuando camina se le doblan las pies y cae, explica Marisol, su madre. Foto: JAVIER ESCOBAR. EL UNIVERSA

Danna Paola avanza con apoyo de su “sombra”

05/06/2018
04:33
Amalia Escobar / Corresponsal
-A +A
La menor de 11 años, víctima de la tragedia en la guardería ABC, sufrió quemaduras en 47% de su cuerpo; hoy es un ejemplo de supervivencia pese a las secuelas motoras

Hermosillo.— Hoy le toca la dinámica en clase de inglés a Danna Paola; camina entre los pupitres de sus compañeros de cuarto grado, reparte actividades, después regresa al pizarrón y sigue explicando. Tiene 11 años y nunca pierde la sonrisa. A pesar de las dificultades que enfrenta, producto de la discapacidad física y motora que le provocó el incendio de la Guardería ABC en 2009, la niña de 11 años es un ejemplo de la supervivencia.

Llega la hora del recreo y sale presurosa a “lonchar” con sus amigas, comenta que tiene mucha hambre.

Queda un poco de tiempo y las niñas no se la piensan, han decidio jugar a pegarse la roña, se correteaban entre ellas. Entre risas y gritos termina el receso y es hora de regresar a clases.

Danna Paola puede realizar todas estas actividades gracias a que es entusiasta, nunca se ha rendido. También porque de cerca la sigue Maribel Cisneros, su maestra sombra.

Maribel asiste a Danna Paola durante su estancia en la escuela, platica que, incluso, la acompaña cuando va al baño, porque no puede abrocharse su falda.

Daños irreversibles. Danna Paola nació el 17 de marzo de 2007, es hija de Marisol Montaño Estrada y Francisco Villarreal Jáuregui; sólo tenía dos años y tres meses cuando el incendio de la Guardería ABC le marcó la vida y su pequeño cuerpo.

dana_paola_abc_02_61328763.jpg
LUIS CORTÉS. EL UNIVERSAL
 

Quemaduras en 47% de su cuerpo, la amputación de nueve dedos y la inhalación de tóxicos le provocaron daños visibles en su piel, en el cuero cabelludo y una lesión de 40% de su cerebro.

Esto le provoca movimientos involuntarios o reflejos nulos, puesto que en ocasiones imprime fuerza, se le va la mano y raya el cuaderno al escribir o cuando camina se le doblan las pies y cae, explica Marisol, su madre.

Un neurólogo del Hospital Shriners de Sacramento, California, quien ha llevado su caso, le emitió una carta para que se solicitara a la escuela que se le asistiera con una tableta electrónica para un mejor aprovechamiento escolar. La debe usar hasta que esté en la universidad.

Con apoyo de un especialista en Hermosillo y de la maestra sombra, se le pidió a la escuela una curricular; en tres meses de persistencia, le adaptaron una tableta con el programa de estudios y un sistema de autodictado, se le adecuó un pupitre y su mochila tiene un acomodo especial del lado izquierdo del mesabanco para que no tenga contratiempos.

Sus maestros también llevaron un curso sobre como impartir pedagogía menores especiales. Además, la escuela tuvo que hacer modificaciones en la clase de deportes porque la niña no puede exponerse al sol.

Danna Paola está contenta, este año ha superado sus notas y puede ir a la par de sus compañeros.

En mayo fue evaluada dos veces, puesto que el día 31 tuvo su operación múltiple número 27 en el Hospital Shriners de Sacramento. Esta vez tuvo cirugía en cada costado de la cabeza para jalarle el cuero cabelludo, en el abdomen y en un pie donde el músculo se le está jalando y le impide elasticidad al caminar.

Mientras la familia de la pequeña participe este 5 de junio en la marcha para exigir a gritos justicia, ella estará en convalecencia en un cuarto de hospital.

“Lucraron con nuestro dolor”. Marisol Montaño comentó que su enojo crece, ya son nueve años del incendio y no hay responsables de la tragedia, máxime cuando ahora ha descubierto que la atención de su hija es parte de un fraude cometido por personal del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

“Voy a ser la primera en demandar. Lucraron con nuestro dolor”, sentenció, al revelar que forma parte del grupo de 32 familiares que además de luchar porque se haga justicia, lo harán para destapar la cadena de corrupción de la que han sido objetos las víctimas del incendio de la Guardería ABC.

“Ya tengo mi expediente de mil 722 hojas foliadas, que por cierto a pesar de que es mi derecho porque soy derechohabiente, tuve que pagar 900 pesos. Ahí aparece que me entregaban hasta 100 voltaren, 70 cremas, 70 jabones, medicamentos en pastillas, cuando mi niña nunca ha tomado pastillas porque tiene problemas para ingerirlas”.

En la revisión del expediente, dijo, encontró boletos de avión de 96 mil pesos, facturas muy altas y su firma falsificada en cobros de viáticos.

“Siento mucho coraje, mucha tristeza de tanta corrupción, que se hayan colgado de ellos para robar de lo que cada segundo nos duele tanto”, expresó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios