Constructora omitió reglas para construir en Tijuana

Sabía de los riesgos de deslizamientos al hacer cortes al talud para edificar viviendas: dictamen de Uso de Suelo
Incumplimiento. Grupo Melo debió mantener en vigilancia la obra para no desequilibrar taludes y tierras aledañas. (JOEBETH TERRÍQUEZ. EL UNIVERSAL)
11/02/2018
01:40
Gabriela Martínez / Corresponsal
Tijuana.
-A +A

[email protected]

Desde marzo de 2016 la constructora Grupo Melo sabía que existían riesgos de deslizamientos de tierra por el proyecto residencial que realizaba al pie de varios cerros en la delegación San Antonio de los Buenos, aun así realizó cortes al talud que causaron el colapso de 89 viviendas en el fraccionamiento vecino Lomas del Rubí el pasado 2 de febrero.

Valle del Pedregal es el complejo habitacional que Grupo Melo desarrollaba en esa zona, donde proyectó construir 455 viviendas, 359 casas y el resto departamentos.

Según el Dictamen de Uso de Suelo otorgado por la Dirección de Administración Urbana de Tijuana, la aprobación de la obra quedó sujeta a 22 condiciones de construcción, cuatro referentes a los movimientos de tierra, pues la obra se desarrollaba en un sector de “vulnerabilidad muy alta”.

tijuana-2_0.jpg
 

El documento —en poder de EL UNIVERSAL— fue firmado el 11 de marzo de 2016 por el jefe del Departamento de Uso de Suelos, Wilberth Almanza Yáñez, y en él se indica que para desarrollar la obra la inmobiliaria Comercializadora Edificante S.A. de C.V., que depende de Grupo Melo, tenía que observar “al pie de la letra” una serie de recomendaciones “que garanticen la estabilidad del material geológico de la zona”.

Las propuestas derivaron del estudio geotécnico realizado por la empresa Geocim y debían observarse “para evitar reactivación de fallas antiguas y cabeceras de deslizamientos, para mantener la estabilidad de las laderas”.

Entre las observaciones se destaca que la constructora debió contemplar zonas de terraplén compactado controlado, y no se recomendaba hacer “balcones”: cortes o taludes grandes que pudieran reactivar alguna zona debilitada por los deslizamientos; es decir, se advertía que los cortes representaban un peligro para los habitantes de las colonias aledañas.

tijuana-4_0.jpg

La constructora también debía mantener en vigilancia la obra para no desequilibrar taludes y tierras aledañas.

Incluso, como parte de los señalamientos de la Dirección de Protección Civil de Tijuana, se le indicó a la constructora que para edificar debía tener un Estudio de Peligro Sísmico Puntual.

En tanto, en Lomas del Rubí las casas continúan cayéndose y 354 personas siguen sin hogar. El Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE) realiza un estudio geotécnico para confirmar si la empresa ejecutó la obra como la proyectó en el Manifiesto de Impacto Ambiental que presentó al municipio.
Consultada por EL UNIVERSAL Grupo Melo señaló que esperarán los peritajes para determinar si su obra se relaciona con el colapso de las 89 viviendas.

tijuana-3_0.jpg

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS