Advierten que persiste contaminación de arsénico en Zimapán, Hidalgo

El investigador Francisco Patiño señaló que hay pozos de agua que tienen mil veces la concentración de arsénico que señala la Organización Mundial de la Salud lo que origina problemas serios de salud; indicó que pese a que el problema fue detectado desde 1988 no ha sido resuelto
Foto: Dinorath Mota / EL UNIVERSAL
30/10/2017
14:44
Dinorath Mota / Corresponsal
Pachuca
-A +A

El investigador Francisco Patiño Cardona alertó que el problema de contaminación de arsénico en el agua de Zimapán no está controlado, lo que deja a los ciudadanos en un grave riesgo al tomar este líquido.

“En Zimapán lo que está pasando es qué hay pozos de agua que tiene mil veces la concentración de arsénico que señala la Organización Mundial de la Salud, para agua de consumo humano, y eso origina problemas serios para la salud”, resaltó.

Indicó que este problema, que fue detectado desde 1988 y por el que se sellaron dos pozos donde la concentración de arsénico era sumamente fuerte, no ha sido resuelto pese a que ha habido administraciones municipales como la del ex alcalde José Maria Lozano, que intentó colocar una planta potabilizadora para limpiar el arsénico, además de traer agua del municipio vecino de Tasquillo.

Añadió que en el caso del acarreo de agua está no es suficiente para el municipio y la planta no funcionó.

Pero el problema, dijo, se recrudece debido a que además del arsénico también hay contaminación de plomo. Aún con esta problemática no se ha trabajado de manera seria, “donde está la planta que se supone compró la alcaldía, yo que sepa no llegó, pero suponiendo que así fuera, no era la tecnología adecuada y no constituía ninguna mejora”, resaltó.

Explicó que en Zimapán la contaminación de arsénico se provoca por dos vías, la principal es geológica, debido a qué hay cuerpos mineralizado y que con las aguas subterráneas choca y libera el arsénico que llega a los pozos.

Además de que también está la actividad humana sobre todo en el caso de plomo, ya que se ha encontrado en el drenado donde están los jales que sale un líquido cargado de arsénico con mucho plomo. En esta región se explota galena que es un sulfuro de plomo, y argentita que es sulfuro de plata, acompañado de muchos minerales.

Patiño Cardona señaló que en ese municipio se tiene alrededor de .1 miligramo por litro de agua para beber y el límite de acuerdo a las norma es de 0.010 miligramos, “es muchísimo y es muy grave”.

Zimapan junto con Bangladesh ocupan los primeros lugares en contaminación por arsénico.

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal