Vale y compañía festejan estreno

El equipo de Mañana será otro día se reunió para ver los primeros capítulos
Alejandra Barros, Angélica Vale y Diego Olivera (J. CARLOS REYES. EL UNIVERSAL)
18/04/2018
00:34
Sughey Baños
-A +A

[email protected]

Angélica Vale considera que no puede tener mejor compañero de vida que su esposo Otto Padrón, quien no dudó en viajar con sus hijos Angélica Maciel y Daniel de Los Ángeles a la Ciudad de México, para acompañar a la actriz en el estreno de la telenovela Mañana será otro día... mejor, que protagoniza.

“Tengo que agradecerle a mi marido que me diera chance de hacer esta telenovela, no es que le tenga que pedir permiso pero somos dos en la relación. Me apoya mucho y es el primero que me dice vete a ‘chambear’y esta vez le dejé a los hijos”.

Por esta razón durante la transmisión del primer capítulo del melodrama, que vio con toda la producción y el elenco en el Foro 11 de Televisa San Ángel el lunes, se sintió conmovida cuando el personaje de Diego Olivera, el empresario Camilo Sarmiento, en una escena se encargó de preparar a sus hijos para la escuela.

“Porque así estamos ahorita, pero estoy contenta”, dijo Angélica Vale.

Durante la hora de transmisión las risas, las porras y hasta las palomitas no faltaron entre la gente presente, que veía al fin su trabajo ya terminado en pantalla.

“Lo que me gusta es ver las escenas de mis compañeros que no puede ver, porque no estuve cuando se grabaron. Ahora que veo todo editado y montado me doy cuenta que ninguno desafina, todos están perfectos en su papel, estoy rodeada de compañeros que son maravillosos actores”, declaró la hija de Angélica María.

En primera fila estaban Alejandra Barros, Diego Olivera y Ana Layevska, quienes también forman parte del elenco, y no perdían detalle de la transmisión.

“La historia te lleva y es maravillosa, además ver el trabajo editado y terminado, algo que no habíamos podido hacer, está increíble. La gente se va a quedar picada porque toda la semana la historia va con esta intensidad”, comentó Diego Olivera.

Temas como el cáncer de mama, el embarazo adolescente, los hijos ilegítimos, por mencionar algunos, fueron tocados en el primer capítulo del melodrama.

“Se trata de una novela corta, y cuando es así todos los días pasa algo que cambia completamente la historia, si se la pierden un día se van a perder mucho”, declaró Alejandra Barros.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS