La comunidad de Chiapas donde no conocían el teatro

En Cabeza de Toro se creó la puesta en escena “Casquito”, que se presentó en la 38 Muestra Nacional de Teatro
FOTO: Araceli García/EL UNIVERSAL
02/12/2017
15:01
Araceli García
Ciudad de México
-A +A

En la comunidad de Cabeza de Toro, en Tonalá Chiapas, el patio de una casa se transforma en un Teatro. Ahí no hay recintos de este tipo, lo que sí hay son una serie de problemáticas que necesitan, como parte de la solución, un poco de arte.

Tras una toma de conciencia de la situación de los habitantes de Cabeza del Toro -y específicamente de los niños- el actor y dramaturgo Joan Alexis Robles Robles creó la puesta en escena “Casquito”.

En el montaje, a través de la comedia fársica Joan hace un retrato de la transformación de un niño cuando su único ejemplo de vida -sus padres- lo llevan a perder su inocencia. Temas como el parricidio, abuso infantil y el alcoholismo son reflejados. Con nada más que su cuerpo, un columpio y una lámpara, Joan deja sobre la mesa diversas reflexiones como el hecho de que educar hijos no es nada más alimentarlos.

“Empecé a escribir la obra porque yo veía que los niños realmente son muy salvajes. Los papás se van a pescar o cosechar y ellos se quedan todo el día en la calle. La mayoría son mis vecinitos y me preocupaba ver que realmente no hay una comunicación como tal con su familia, solamente repiten patrones”, explica Joan.

La obra ganadora de la Muestra Regional de Teatro Sur es una de las pocas expresiones teatrales que existen en el estado de Chiapas. Tan solo en el hogar de Joan -Cabeza de Toro- no existen teatros.

“La presento en el patio de mi casa, debajo de un palo de mango. Ese es mi teatro. Pude crear este montaje gracias al FONCA que me apoyó en 2016 y ahorita lo estoy haciendo por mi cuenta”, relata.

“Casquito” ofreció función este viernes en León Guanajuato durante las últimas jornadas de la 38 Muestra Nacional de Teatro. Aunque sabe que la temática de la trama es fuerte, Joan explica que no es su finalidad juzgar a nadie, pues a lo largo del montaje ha aprendido a entender a la gente desde su perspectiva.

“A veces es muy fácil juzgar, traté de no hacerlo. Es su realidad, su contexto, hacen lo que han visto. No pueden hacer algo que no les han enseñado, no son gente mala, es solamente lo que les tocó vivir. Hay mucho que hacer no solamente en mi pueblo, en todo México es una historia que se repite, de distintas maneras”, considera.

El actor, egresado de la Licenciatura en Teatro por la Universidad Veracruzana busca continuar llevando teatro a la población chiapaneca, así como formar un grupo dentro de su comunidad.

“Mi objetivo es tratar de hacer un grupo. Tengo que seguir atrayéndolos, primero que les guste, que vean qué es”, comenta.

rad 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios