El mundo le pone trampas a la mujer

La obra Testostero na plantea el falso dilema entre ser exitosa o tener hijos
Cecilia Suárez y Enrique Arreola protagonizan el montaje (AGUSTÍN SALINAS. EL UNIVERSAL)
25/01/2018
00:03
Sughey Baños
-A +A

[email protected]

En un mundo ideal, una mujer no tendría por qué elegir entre su profesión y su vida personal, pero así sucede en la realidad. Esa es la premisa de la puesta en escena Testosterona, que se presenta en el Teatro El Granero hasta febrero 18. “Es una gran historia y una en la que creo, porque luego es complicado en el teatro hacer algo en lo que crees con vehemencia. 

“Es una obra que me mueve mucho porque te vas dando cuenta poco a poco cómo el mundo no está hecho para que las personas tengan hijos y estén en la vida pública, es una trampa importante”, explicó Ana Francis Mor, directora de la obra.

Testosterona es una obra escrita por Sabina Berman en la que un director de un importante periódico debe tomar una decisión: quién lo sutituirá cuando deba retirarse por el cáncer que padece. Sus opciones son dos, Alejandra, una ex alumna y actual subdirectora del área digital, o Beteta colega de muchos años y subdirector de la edición impresa. Es entonces cuando ella debe mostrar que tiene lo necesario para el puesto.

“A mí me cambió la perspectiva del llamado Club de Toby, en el cual por lo regular los equipos están construidos por hombres, pero lo que más me aportó esta obra es la escucha y la comunicación para decir lo que queremos y lo que no”, señaló el actor Enrique Arreola, que da vida al director del periódico.

Alejandra es interpretada por Cecilia Suárez, personaje con el que logra mantener al público en tensión, al irse transformando en una mujer recta y competitiva, en alguien empoderada gracias a la situación que vivirá.

Enfrentar una disyuntiva como la de Alejandra fue algo que Cecilia dijo no haber tenido que solucionar en la vida real, cuando decidió convertirse en madre.

“Tenía claro que ser mamá era importante y podía hacer las dos cosas. Pero veo en compañeras actrices que después de un mes de haber dado a luz están angustiadas por irse a trabajar porque piensan que después no las contratarán. Yo me tomé dos años porque quería dedicarme a mi bebé”, compartió Cecilia Suárez.

Mantente al día con el boletín de El Universal

COMENTARIOS