Una gitana llamada PJ Harvey los seduce

El Corona Capital fue el escenario que recibió, luego de 13 años de ausencia, a la cantante con un show hipnótico
Vestida de negro, interpretó tanto temas de su nuevo disco como éxitos de sus comienzos.
19/11/2017
00:00
Ariel León
-A +A

[email protected]

Como buen músico, PJ Harvey es una gitana que, alejada de las exigencias de la industria musical, decide cuándo lanza un nuevo disco y de qué quiere hablar en él, sin importar que entre disco y disco pasen varios años.

The hope six demolition project es el título de su reciente álbum lanzado el año pasado y con el cual la artista británica llegó al festival Corona Capital de la Ciudad de México tras 13 años de ausencia.

Harvey no llegó sola sino con toda su comuna artística en donde destaca el músico John Parish, con quien la cantante colabora desde hace unos años y que ya se ha vuelto parte de ese proyecto llamado PJ Harvey.

La primera jornada del Corona Capital 2017 vio el regreso de PJ y su banda, quienes fieles a su estilo, ofrecieron un show solemne.

Vestidos de negro, interpretaron algunos temas de su reciente trabajo pero también algunas piezas de discos anteriores.

De ese modo, Polly Jean Harvey se convirtió en un juglar y durante los 60 minutos de su show se encargó de contar a través de sus letras y música historias acerca de las malas políticas en otras latitudes del mundo, algo que la ha tenido muy ocupada en los últimos años.

Durante su participación, la cantante hipnotizó a sus fans al mismo tiempo que con su voz y sus movimientos envolventes, seducía a los presentes con temas como “Chain of keys”, “The ministry of defense” y “The community of hope”, estos tres de su reciente álbum, el cual realizó tras un viaje que hizo a la ciudad de Washington D. C.

Los temas abiertamente políticos de Harvey hicieron eco en el público mexicano, que entonaba cada canción como si fuera parte de su historia propia, como cuando cantó el tema “The wheel”, también del citado disco y para el cual PJ exhibió su maestría con el saxofón.

En su presentación, Harvey demostró por qué se ganó en 2011 el Mercury Prize (el Nobel de la música), ya que sin dar discursos a sus fans, utilizó su mejor arma, las canciones, para hablar claro y fuerte acerca de los políticos. La mayoría de las letras de The hope six demolition project surgieron cuando además de visitar Washington, también fue a sitios como Kosovo y Afganistán.

De las 13 canciones que se interpretaron en la velada, también hubo algunas que recordaron los inicios de Harvey como “Down by the water” y “To bring you my love”, de 1995.

Con un breve “muchas gracias” en español, la cantante presentó a su numerosa banda, que desde hace más de una década la acompaña a cada rincón del mundo.

Su show no podía terminar de otra manera más que con su emblemática canción “River Anacostia”, de su disco The hope six demolition project.

Para esta ocasión, la banda hizo un arreglo al tema, que hacía que la letra sonara más solemne. Al finalizar dicha canción, ella y sus músicos agradecieron a los mexicanos, hicieron una reverencia y salieron del escenario, mientras los fans se preguntaban cuántos años más tendrán que pasar para que esa gitana llamada PJ Harvey regrese a México para contar su historia otra vez.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios