Muere el actor y villano de las telenovelas Claudio Báez

Participó en telenovelas como Rosa Salvaje y Despertar contigo. Amigos y productores del gremio del espectáculo lamentan la pérdida
Báez trabajó con los productores y actores más importantes de Televisa (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
20/11/2017
00:40
Humberto Montoya O.
-A +A

[email protected]

Con 69 años de edad, ayer falleció el actor Claudio Báez en Cuernavaca. 

Oriundo de Guadalajara Jalisco, participó en diversas telenovelas que le dieron popularidad al interpretar muchas veces al villano de la historia. Entre las producciones de las que formó parte destacan Rosa Salvaje, El premio mayor y Dos mujeres un camino.

Su carrera comenzó en la década de los 80 cuando fuera parte del elenco de la novela Cuando los hijos se van, de la cual fuera productora Silvia Pinal. Durante esa década, también participó con otros grandes productores como Valentín Pimstein, con quien hizo Guadalupe, Los años felices, Vivir un poco y la popular Rosa Salvaje. También destacaría por sus actuaciones en la pantalla grande con las cintas Playa prohibida y Una estrella.

El productor Juan Osorio, con quien hiciera la telenovela Mi segunda madre en 1989, destacó en entrevista el talento del actor y lo perfeccionista que era al momento de representar un personaje.

“Fueron varias producciones que nos tocó la suerte de estar juntos con Claudio. Era un actor con una gran trayectoria, experiencia y formación”.

Durante la década de los 90, Báez formó parte de producciones que gozaron de gran popularidad con títulos como La pícara soñadora, Carrusel de las Américas, Dos mujeres, un camino y El privilegio de amar, de la productora Carla Estrada.

Patricia Reyes Spíndola, con quien compartiera créditos en la telenovela La Intrusa, lo recordó como un amigo. “Claudio fue un hombre muy querido, compartimos muchos momentos y cosas. Lo conozco de toda la vida, desde que era veterinario atendía a mis gatitos, cuando nosotros estábamos chavos. Te estoy hablando de hace unos cuarenta años. Pobrecito, ya estaba muy malito de enfisema, ya estaba sufriendo y pasándola mal. Dios sabe por qué hace las cosas”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS