Se encuentra usted aquí

Sucesión mexicana en Nueva York

15/03/2017
02:03
-A +A

Si con Trump y su repudiada visita a Los Pinos, la reciente campaña presidencial de EU se trasladó a México, esta semana, con la gira de Andrés Manuel López Obrador por Nueva York y las protestas que le acompañaron, la adelantada sucesión presidencial mexicana llegó hasta la Gran Manzana. Más allá del debate de si esas protestas fueron inducidas o espontáneas, lo cierto es que esas irrupciones hicieron que la lucha por la Presidencia de México saliera de las fronteras de nuestro país para librarse también en el territorio estadunidense.

Porque así como México y los migrantes mexicanos fueron tema de campaña en las pasadas elecciones presidenciales estadounidenses, hoy los paisanos en aquel país y la agresiva política de Trump en su contra, serán tema indiscutible en las próximas campañas por la presidencia mexicana. De ahí que todos los precandidatos al 2018 estén buscando hacer presencia en ciudades santuario de EU y traten de abanderar las demandas de los migrantes, históricamente olvidados y marginados por los políticos mexicanos.

A eso fue López Obrador de gira a Nueva York, que precede a otras que realizó por Los Angeles y Texas. Y a eso han ido también Margarita Zavala, recientemente en Washington, y antes Ricardo Anaya, que visitó Texas a principios de febrero y que estuvo el 22 en la Universidad George Washington dando una conferencia sobre el TLC en un perfecto inglés que se ha vuelto viral en redes sociales. También a la lista de aspirantes de gira por EU, se sumó desde el lunes Miguel Angel Mancera. El jefe de Gobierno estuvo en Chicago, donde participó en el Foro Urban Waterways, a invitación del alcalde Rham Emanuel, y hoy miércoles llega a Nueva York a participar en el encuentro Women4Climate, donde hablará de acciones por el cambio climático en la Ciudad de México.

Pero de todos los aspirantes que están visitando territorio estadunidense, el que más abiertamente ha hecho campaña con el tema de los migrantes y su defensa, ha sido López Obrador. Y hasta ahora le había ido bien. En Los Angeles y en Texas, el dirigente de Morena tuvo mítines y reuniones con cientos de paisanos que escucharon su articulado discurso contra Trump y sus políticas racistas que contradicen la tradición estadunidense de apoyo a la migración, así como su propuesta de llevar a la ONU una denuncia en contra del presidente estadunidense.

Lo que claramente no se esperaba López Obrador era una protesta protagonizada por dos personas con cartulinas en las que se le pedía hablar del tema de los 43 normalistas de Ayotzinapa y se le recordaba el apoyo que alguna vez dio a José Luis Abarca, ex alcalde de Iguala, a través de su operador en Guerrero, Lázaro Mazón. Aunque en principio reaccionó bien y permitió a los inconformes mostrar sus cartulinas y subir junto a él al estrado porque “estamos hablando de libertad y todos tenemos derecho a manifestarnos”, el tema terminó por incomodar al tabasqueño que canceló su mitin en la iglesia de Santa María de Guadalupe.

Lo más incómodo fue el momento en que Antonio Tizapa le salió al paso a López Obrador en su auto para preguntarle por “el gobernador Ángel Aguirre” y por su relación con Abarca, a lo que el líder de Morena le respondió: “no seas provocador”. Y puede que el señor Tizapa, padre de uno de los normalistas desaparecidos, sí provoque, pero en todo caso no sólo lo hizo con Andrés Manuel, también se le apareció a Enrique Ochoa en la Univesidad de Columbia, también en Nueva York, y lo interrumpió increpándolo por el mismo caso de Ayotzinapa. Porque este hombre originario de Guerrero vive y trabaja en Nueya York, donde ha corrido dos veces el Maratón con una camisa estampada con la leyenda “43 Ayotzinapa”.

¿Serán Tizapa y sus seguidores provocadores contratados o sus reclamos, hechos a políticos de distintos partidos, serán tan legítimos como las del restos de los padres de Ayotzinapa que aquí piden justicia? En todo caso, queda claro que la intensa lucha por la sucesión mexicana, anticipada y aún indefinida y en suspenso, ya rebasó las fronteras nacionales. Y junto al tema de los migrantes, vistos como apetecible mercado electoral y promesa de campaña, llegó también al territorio estadunidense.

NOTAS INDISCRETAS… A propósito de la presencia de Mancera en Nueya York, contrastantes las visitas simultáneas del jefe de Gobierno y las del dirigente de Morena. Podría decirse que fueron dos estilos y dos aspirantes en busca de la Gran Manzana… Y hablando de ex gobernantes capitalinos en EU, el otro que anda allá, pero de manera permanente es Marcelo Ebrard. El ex jefe de Gobierno en el exilio, que trabajara para la fallida campaña de Hillary Clinton, hoy colabora con el ex alcalde de Los Angeles, Antonio Villaraigoza, en su campaña para ser candidato a la gubernatura de California; así que cercanos a Ebrard confirman dos cosas: no piensa volver a México en lo inmediato y no colabora en la campaña de López Obrador en Estados Unidos. Para los que estaban preocupados por ambas cosas… Los dados agradecen las muestras de apoyo de lectores y amigos. Y recuperados mandan doble Escalera.

[email protected]

Salvador García Soto
Autor de la columna “Serpientes y Escaleras”, Salvador García Soto es uno de los periodistas críticos con amplia presencia en los medios impresos y electrónicos de México.

Comentarios

MÁS EN OPINIÓN