Se encuentra usted aquí

Luz verde a Mando Único; crean Sistema Nacional de Policías

02/04/2016
02:00
-A +A

Esta semana quedó “sellado” un acuerdo entre el gobierno y las fracciones parlamentarias del Senado (PRI-PAN-PRD, PVEM, Panal Y PT) sobre el contenido definitivo de la reforma constitucional que crea el Mando Único para las policías municipales de todo el país, después de 17 meses transcurridos desde que el presidente Enrique Peña Nieto propusiera esa reforma como el primer punto de un decálogo “para mejorar la seguridad en el país”, tras los sucesos de Iguala donde policías municipales coludidos con narcotraficantes desaparecieron y asesinaron a 43 normalistas de Ayotzinapa.

Un año y cinco meses de tensiones y desencuentros llegaron a su fin el jueves pasado cuando el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong y el presidente del Senado, Roberto Gil Zuarth, analizaron junto con el resto de los líderes parlamentarios la propuesta “flexibilizada” o “mixta” que presentó el PAN, la cuál modificó la iniciativa presidencial que proponía la aplicación “centralizada” y sin distingos del Mando Único en todos los municipios de la República, a cambio de una que permitirá evaluar en qué casos debe aplicarse ante la incapacidad de los ayuntamientos para prestar el servicio de seguridad pública, y en cuáles casos no aplica porque las alcaldías cumplen con requisitos de capacidad para seguir manejando sus policías.

El proyecto de dictamen consensuado, que será presentado en los próximos días, fue elaborado por un grupo de especialistas que encabezó Gil Zuarth y, con base en la revisión de sistemas policiales de varios países, modifica varios artículos constitucionales y propone un nuevo modelo para la seguridad pública en los 2 mil 454 municipios de México. De entrada, establece la creación de un “Sistema Nacional de Policías”, que sería coordinado por el ya existente Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) y que se encargaría de tener una base de datos de todas las policías municipales, un sistema de escalafón y reconocimiento de grados que aplicaría a nivel nacional, un sistema de prestaciones sociales (créditos para vivienda, becas, fondos de ahorro) que estaría a cargo de la instancia federal, y una Escuela Nacional de Policía, en donde se formarían cuadros que podrían ser contratados por cualquier municipio que los necesitara.

El nuevo modelo parte de la premisa de que los municipios tendrán la opción de decidir si quieren seguir manejando la seguridad pública con sus propias policías, siempre y cuando obtengan la “Certificación” que deberá otorgar el Secretariado Ejecutivo del SNSP. Dicha “certificación” consistirá en evaluar si el municipio cumple con las capacidades técnicas, de equipamiento, presupuestarias y de confiabilidad en sus policías para hacerse cargo de la seguridad; en caso contrario, todos los municipios que no reúnan esas condiciones deberán entregar el manejo de la seguridad al Mando Único, que podrá ser del gobierno del estado, cuando éste cumpla con las mismas condiciones mencionadas o, en su defecto, si el estado tampoco puede hacerse cargo, será el gobierno federal el responsable de manejar la seguridad municipal.

Eso sí, la reforma constitucional dispone que en el caso de que un municipio renuncie a prestar el servicio de seguridad o sea obligado por ley a entregarlo, también se le quitarán las partidas federales que se le asignaban para tal fin que serán manejadas ahora por los órganos del Sistema Nacional de Policías.

Policías “portables” y prestaciones federales. Entre las novedades que introduce la propuesta de Mando Único finalmente consensuada entre los senadores de todos los partidos y el gobierno, hay un concepto que vuelve a los policías municipales de todo el país “portables”; es decir que un policía, preparado y certificado por los nuevos órganos que se crearán en el Sistema Nacional de Policías, podría trabajar en una ciudad del país, por ejemplo, en Morelia, y si un día decide cambiarse de ciudad, a Reynosa, podría solicitar su cambio llevándose el grado, sueldo y cargo que detentara al momento de su traslado. Esto iría acompañado de un registro nacional en el cual estarían los policías despedidos por falta de capacidad o “fichados” por corrupción o al no pasar los controles de confianza, que podría ser consultado por cualquier municipio antes de hacer una contratación.

El escalafón también aplicaría a nivel nacional y se ofrecerían, en los nuevos órganos nacionales, cursos de capacitación y actualización a los policías de todo el país en temas como el manejo de armas y uso de la fuerza, además de que, para combatir la corrupción y garantizar el mismo nivel de ingresos, se homologarán los sueldos y se fijaran tabuladores en todo el país, por regiones económicas y por nivel de riesgo de cada municipio.

Los ingresos de los policías se conformarían de dos conceptos: por un lado el pago del sueldo de nómina, que estaría a cargo del municipio o el gobierno estatal o federal, en caso de aplicarse Mando Único, y el pago de prestaciones sociales (créditos, apoyos, becas, cursos) que estarían a cargo del nuevo Sistema Nacional.

Por lo pronto, los acuerdos que tanto se tardaron en el Mando Único avanzan y en la Mesa Directiva del Senado, que preside el panista Roberto Gil Zuarth, estiman que en semana y media estaría discutiéndose en comisiones el dictamen de reforma constitucional que sería votado, y todo indica que aprobado, antes de que termine el actual periodo ordinario de sesiones.

Toda la carga a capitalinos en nuevo Hoy no circula. Aunque es visto como un “mal necesario”, la molestia de los habitantes de la Ciudad de México por el nuevo Hoy no circula no radica en que se aumenten las restricciones en la circulación de vehículos, sin importar su holograma, eso mal que bien nos beneficia a todos los que vivimos en la capital del país. La verdadera molestia radica en que esa medida es claramente insuficiente y no garantiza que se dejarán de emitir los contaminantes que más afectan la calidad del aire que respiramos.

Es decir, no hay un esfuerzo parejo de los gobiernos, principalmente de los estados vecinos que conforman la llamada Megalópolis del Valle de México y todo el peso se carga a los automovilistas de la capital. ¿Dónde están por ejemplo las restricciones para el transporte de carga que diariamente atraviesa la ciudad? ¿Dónde están las revisiones a la industria que opera y contamina en el Valle de México, en entidades como Hidalgo, Puebla y el Estado de México? ¿Dónde está la homologación de normas ambientales para las emisiones vehiculares y verificación en esas tres entidades cuyos autos también contaminan y circulan por esta gran urbe? ¿Dónde están las medidas para el transporte público y oficial de la ciudad y el resto de las entidades, y el compromiso de los gobiernos para no contribuir a la contaminación con obras y acciones fuera de horarios pico?

Todo el peso de la “nueva norma ambiental” que pomposamente anunció el presidente Peña Nieto y que instrumentó la Comisión Ambiental Metropolitana (CAMe) fue cargado a los capitalinos y éstos, como era de esperarse, le cargaron todo el costo político al jefe de Gobierno, Miguel Angel Mancera, mientras gobernadores como Eruviel Ávila y otros se hacen los desentendidos y ni siquiera hablan de las contingencias ambientales a las que también sus entidades contribuyen.

Una muestra de la insuficiencia del nuevo Hoy no circula la dio de manera contundente el Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM. Según los científicos universitarios las nuevas restricciones vehiculares no garantizan evitar contingencias ambientales, debido a que el “ozono es un contaminante secundario que no es emitido por fuente alguna, sino que es generado en la atmósfera por numerosas reacciones químicas”, por lo que ante esta situación, la reducción de actividad vehicular en un 20% como lo acaba de anunciar la CAMe puede incrementar el máximo de ozono en un 5%.

Los investigadores de la UNAM destacan que si bien la disminución de flota vehicular tiene un efecto en reducción de contaminantes primarios, diversos estudios señalan que la Zona Metropolitana necesita mayor control de las fuentes de emisión de compuestos que favorecen la formación y acumulación de ozono, como son las industrias o servicios que usan solventes orgánicos. También hizo un llamado a revisar, homologar y reforzar el ordenamiento territorial de todos los estados de la CAMe, así como generar un programa de movilidad mega metropolitano en el que se privilegie el transporte público.

¿Y entonces? Eso es todo lo que puede hacer el gobierno federal y el presidente Peña Nieto para apoyar a la calidad del aire en la Ciudad, ¿cargarnos toda la responsabilidad a los capitalinos y dejar que los mexiquenses, poblanos e hidalguenses sigan contaminando de manera impune? ¡Que poca… ayuda!

Notas indiscretas… La crisis petrolera golpea a todo el país, pero hay municipios y regiones donde la caída del petróleo es toda una tragedia. Es el caso de Ciudad del Carmen, en Campeche, que depende en un 90% de la actividad petrolera, especialmente de Pemex, hoy fuertemente disminuida. Por eso cayó como una bocanada de aire freso el mensaje que el secretario de Turismo federal, Enrique de la Madrid, fue a dar esta semana a tierras campechanas. De la Madrid ofreció “total respaldo” de la Federación para reactivar y diversificar la economía local y hacer frente a la emergencia financiera por la caída de los precios del petróleo. Junto al gobernador Alejandro Moreno, el titular de Turismo se comprometió, a nombre del presidente Peña Nieto, a planear y ejecutar acciones inmediatas para aprovechar el potencial que tiene Campeche y Ciudad del Carmen, por ejemplo, en el sector turístico. Veremos si el apoyo va en serio y el rescate llega pronto… Los dados cierran con Escalera. Buena Pascua.

[email protected]

Salvador García Soto
Autor de la columna “Serpientes y Escaleras”, Salvador García Soto es uno de los periodistas críticos con amplia presencia en los medios impresos y electrónicos de México.

Cometarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN