Se encuentra usted aquí

¿Quién protege a Javier Duarte?

10/03/2016
02:06
-A +A

Los reclamos en la sociedad veracruzana, desde varios sectores, son cada vez más fuertes; el cuestionamiento de las clases políticas local y nacional es general y lo mismo fustigan sus opositores —que lo ven como blanco electoral— que sus correligionarios del PRI, que lo han dejado sólo y públicamente le dedican frases lapidarias como “Tiene que rendir cuentas claras a los veracruzanos”, “Debería renunciar; es un lastre para el partido” o “El que la hace, la paga”. Pero a pesar de todo el gobernador Javier Duarte se mantiene, bromea sobre su licencia y simula ignorar el repudio que lo rodea.

En medio de las críticas en su contra, sus detractores le llaman “cínico” por su capacidad de burlarse de las mismas; pero detrás de la careta pública, dicen sus cercanos, Javier Duarte de Ochoa sí resiente los efectos del rechazo público y enfrenta en estos momentos una fuerte depresión que lo obliga a tomar constantemente medicamentos antidepresivos para aparecer en público, en un tema de salud que preocupa a su esposa y a su familia cercana. ¿Y entonces qué o quien lo mantiene al frente de un cargo en el que los que alguna vez lo apoyaron le han dado la espalda?

La primera respuesta sería la terquedad y junto a ella un sentido de dignidad personal y un instinto de supervivencia política que le hace creer que aún puede enderezar el rumbo perdido. Pero más allá de la decisión personal, Javier Duarte parece sostenerse por los compromisos y la “amistad” que él mismo presume y de la que se ufana públicamente con el presidente Enrique Peña Nieto. “El Presidente (Peña Nieto) me tiene una estima que la siento en los hechos. Nunca he tenido un ‘no’ del Presidente. A todo lo que le he pedido siempre me ha dicho que sí”, les dijo el gobernador veracruzano a columnistas y periodistas de su estado el martes 1 de diciembre de 2015 en un restaurante de Xalapa. Tanta cercanía y amistad con Enrique Peña Nieto, decía el mismo Duarte en aquella plática, se debe a que “yo fui el primer gobernador que lo apoyó y lo destapó en septiembre de 2011, en El Tajín, cuando era gobernador del Estado de México”.

Tal vez ese “apoyo” que Duarte dio al entonces gobernador y precandidato presidencial es lo que le ha valido ahora el respaldo político del Presidente y de su gobierno, en medio de la fuerte crisis política, social y financiera en que ha sumido al estado de Veracruz. Y tal vez eso explica por qué el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, en la última reunión que sostuvo con Duarte de Ochoa, el pasado 2 de marzo en Bucareli, lejos de plantear una salida, se limitó a darle “un último apretón” al cuestionado gobernador, justo cuando se confirmó que su policía estatal secuestró, torturó y asesinó a los cinco jóvenes desaparecidos en Tierra Blanca.

Porque ni Peña Nieto ni Osorio ignoran el clamor político y social para que Duarte deje la gubernatura y no sea un lastre para su partido. Lo ha dicho en todos los tonos el CEN del PRI, lo ha ratificado el líder de la bancada priísta en San Lázaro, César Camacho, y lo gritan a voces los veracruzanos en manifestaciones de rechazo grabadas en video, donde el solo rumor de que llegaría el gobernador provocó gritos de “¡Fuera!, ¡fuera!, ¡fuera!” de asistentes al popular Café de La Parroquia en el puerto.

Ese video no lo ignora el propio Peña Nieto. Cuentan que en su reciente visita a Houston, al foro energético CERAWeek del pasado 22 de febrero, el Presidente conversó con un corresponsal de una cadena de televisión hispana. Durante la plática privada el periodista le preguntó fuera de grabación qué haría con el caso del gobernador de Veracruz y, sacando su celular, le mostró al Presidente el video que ese mismo día circulaba profusamente en internet, donde pensionados y otros asistentes gritaban “¡Fuera!” a Duarte. Peña observó atentamente el video y llamó a su vocero, Eduardo Sánchez, para que también lo viera. “¿Cómo ves?”, preguntó el Presidente. “Se lo merece Duarte”, respondió el vocero, según la versión que nos dan de esa plática en Houston, que concluyó con una frase del Presidente al corresponsal: “Te ofrezco que lo voy a revisar”.

¿Aún seguirá revisando el tema el Presidente? ¿O ya decidió qué hará con quien presume ser su amigo cercanísimo y haberlo “apoyado” en su aspiración presidencial? Sería bueno que el Presidente no lo piense demasiado, sobre todo ahora que están por reunirse las comisiones de la Cámara de Diputados que revisarán las peticiones de juicio político contra Javier Duarte. A menos que el compromiso de Los Pinos sea tan grande como para seguir protegiendo y sosteniendo a un gobernador que, hace rato, es insostenible.

[email protected]

Autor de la columna “Serpientes y Escaleras”, Salvador García Soto es uno de los periodistas críticos con amplia presencia en los medios impresos y electrónicos de México.

Comentarios

MÁS EN OPINIÓN

NOTICIAS DEL DÍA