Se encuentra usted aquí

21/05/2015
04:46
-A +A

En los contratos por más de 43 mil millones de pesos que el gobierno federal ha otorgado en dos años a OHL ha habido un “sobrecosto” de 610 millones 341 mil pesos, derivado de las ofertas más altas que esa empresa presentó en varias licitaciones y que, dependencias como SCT, gobierno de Puebla y Pemex, aceptaron por encima de otras ofertas menores presentadas por compañías mexicanas.

Un análisis detallado de los contratos otorgados a la filial mexicana de OHL, involucrada en escándalos de corrupción por sobreprecios y sobornos en el Estado de México, arroja por ejemplo que en el Viaducto 1 Interurbano México-Toluca, otorgado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes a OHL a un costo de 10 mil 148 millones 322 mil 867 pesos, hubo una oferta de 18% menos de Tradeco, que cotizó la misma obra en 8 mil 583 millones 335 mil 638 pesos, es decir 2 mil 200 millones de pesos menos. Aún así, la SCT, de Gerardo Ruiz Esparza, dio como ganadora de la licitación a la compañía dirigida por Andrés de Oteyza.

Otro caso similar en la SCT ocurrió con la licitación del Viaducto 3 del Tren Ligero de Guadalajara, también adjudicada a OHL aún cuando su propuesta fue de 2 mil 22 millones 896 mil 52 pesos, mayor casi 1% a la que presentó ICA de 2 mil 3 millones 134 mil 19 pesos. Un tercer caso en la SCT fue la Autopista México-Puebla en la que la dependencia otorgó por “adjudicación directa” el contrato a OHL por 10 mil millones de pesos, bajo la figura de “indemnización” al gobierno de Puebla.

El costo total de esos 4 contratos otorgados a OHL para el gobierno federal fue de 28 mil 968 millones 748 mil 832 pesos, mientras que de haberse otorgado a las otras compañías que hicieron propuestas más bajas, el costo por las mismas obras hubiera sido de 28 mil 358 millones 407 mil 829 pesos, es decir que el gobierno pagará un “sobrecosto” de 610 millones 310 mil 2 pesos por haber elegido a la compañía española.

Los otros contratos más fuertes obtenidos por OHL son en Pemex. El mayor es el de una Planta de Hidrógeno en Cadereyta, Nuevo León, por 13 mil 41 millones de pesos, que según información de Pemex-Refinación se le otorgó mediante la Licitación Pública Internacional P2LI041106, y que incluye además de los trabajos de la planta, la terminación de un gasoducto de 12 pulgadas de diámetro para transportar gas natural de alta presión desde el ramal Ramones a la citada Refinería de Cadereyta.

Otro contrato por 689 millones de pesos fue otorgado por Pemex-Refinación a OHL para la construcción de un turbogenerador en la Refinería Madero, de Tamaulipas, que se la adjudicó también en una licitación internacional P2LI041097. Y un tercer contrato a la constructora española de la misma área de Pemex fue el de la Estación de Rebombeo de Degollado, Jalisco, mediante la licitación Pública Internacional P3LIO41077, según información de la paraestatal.

Un cuarto contrato de Pemex-Refinación a OHL, que no fue corroborado por la dependencia, sería de 550 millones de pesos, por la construcción de una planta solidificadora de azufre en Coatzacoalcos, Veracruz. Aunque no hay información oficial sobre esa obra, extraoficialmente se afirma que fue otorgada por “adjudicación directa” a la filial mexicana.

El volumen de contratos y los montos de obras otorgados a OHL en los dos años del gobierno federal es muy superior a lo que han obtenido otras constructoras mexicanas que participan en las licitaciones federales; mientras a la empresa española le han otorgado más de 43 mil millones de pesos en contratos, además de otros 7 mil millones en asociación con otras empresas (50 mil millones en total), a las tres principales constructoras mexicanas Tradeco, ICA y Carso se les han otorgado, en conjunto, contratos por 9 mil 412 millones de pesos en el mismo periodo.

Eso explica por qué México es el mejor negocio para OHL; tan sólo en 2014 la firma mexicana aportó 90% de los 867 millones de euros de flujo operativo obtenido por OHL Internacional, muy superior a lo que gana el conglomerado matriz de España y en 30 países más donde tiene otras filiales, aunque ninguna tan redituable como la mexicana.

[email protected]

Salvador García Soto
Autor de la columna “Serpientes y Escaleras”, Salvador García Soto es uno de los periodistas críticos con amplia presencia en los medios impresos y electrónicos de México.
 

COMENTARIOS

MÁS EN OPINIÓN