Se encuentra usted aquí

Adiós al GIEI

Quien haya diseñado la estrategia de dar carpetazo a la investigación hizo un pésimo cálculo político. No supo lo que iba a provocar, desde el extranjero, como reacción contra México
25/04/2016
02:02
-A +A

¿Qué hacía Tomás Zerón en el lecho del río San Juan a las seis de la tarde del domingo 28 de octubre de 2014?

Con esta ácida pregunta se despidió de México el Grupo Interdisciplinario de Expertos Internacionales (GIEI).

En esa fecha el señor Zerón era el director de la Agencia de Investigación Criminal. Él fue el autor de la verdad histórica que presentó ante la opinión pública el ex procurador Jesús Murillo Karam.

Hoy este funcionario, que todavía cobra en la PGR, se halla en problemas graves. La evidencia presentada ayer por el GIEI podría conducirlo ante tribunales mexicanos y también internacionales.

¿Sembró Tomás Zerón los restos de Alexander Mora en el río San Juan el domingo 28 de octubre de 2014?

Dos periodistas de Guerrero, José Manuel Giménez y Daniel Rodríguez Villa, lo filmaron el día y a la hora equivocada. Y no será fácil que este funcionario pueda explicar lo que parece inexplicable.

El antecedente de la visita que Zerón hace al río San Juan comienza con una llamada, supuestamente anónima, que la PGR habría recibido el viernes 26 de octubre. En ella se advirtió a las autoridades que los normalistas de Ayotzinapa habían sido asesinados e incinerados en el basurero de Cocula, y luego sus cenizas arrojadas al río San Juan.

Esta llamada movilizó a los peritos de la Procuraduría al basurero y después al río. De acuerdo con la documentación que obra en el expediente, la Agencia de Investigación Criminal no llegó al río San Juan hasta la mañana del 29 de octubre a las 8 de la mañana.

Pero eso no es cierto. Ayer, gracias al trabajo de los dos periodistas mencionados, se mostró evidencia contundente sobre la presencia de Zerón la tarde previa.

Lo más delicado es que, atendiendo a esas mismas imágenes, cabría suponer que material fundamental para el caso —los restos óseos del único normalista identificado, Alexander Mora— fue manipulado o peor aún: sembrado.

En efecto, el video presentado ayer en el Claustro de Sor Juana obliga a interrogarse si los restos de Alexander Mora no fueron puestos en el río San Juan por la misma autoridad que era responsable de encontrarlos.

Zerón y la PGR podrán decir que el problema sólo es de papeleo. Que olvidaron dejar registro de la diligencia realizada el domingo 28 de octubre.

Pero el asunto es más complejo ya que hay imágenes que exhiben bolsas similares a las encontradas por los buzos dentro del río San Juan, que la tarde anterior estaban secas y fuera del agua.

En otras palabras, cabría presumir que los restos de Mora llegaron al río el 28 de octubre y no un mes antes como lo informó la autoridad.

El video no es prueba concluyente para responsabilizar a nadie en concreto y sin embargo Tomás Zerón está obligado a explicar su actuación, ya no sólo a propósito de este hecho sino de toda su gestión como cabeza de la agencia que se hizo cargo de investigar este trágico caso.

Hay una pregunta frente a la cual más vale que este señor se vaya preparando: si los restos de Alexander Mora llegaron al río San Juan en octubre y no en septiembre de 2014, ¿quién y cómo se obtuvieron?

ZOOM: Aquél que haya diseñado la estrategia para dar carpetazo a la investigación de Ayotzinapa —y no renovar el mandato al GIEI— hizo un pésimo cálculo político. No supo lo que iba a provocar, desde el extranjero, como reacción contra México. Este nuevo capítulo apenas comienza.

www.ricardoraphael.com

@ricardomraphael

Periodista, académico y escritor. Director General del Centro Cultural Universitario Tlatelolco (UNAM), profesor de asignaturas en el CIDE y conductor de los programas Espiral y #Calle11 de Canal 11...

Comentarios