Se encuentra usted aquí

El juez y las (verdaderas) intenciones

Éste ha sido un proceso judicial movido por la fuerza de la protesta pública y no por la ley y sus instituciones. Sin presión social la menor violada seguiría hoy borrada para la justicia
30/03/2017
02:02
-A +A

Anuar González Hemadi es un hombre con poderes sobrenaturales. Sabe lo que la mayoría de los seres humanos estamos imposibilitados en conocer. Fue capaz, como las almas entran en el cuerpo de un vivo durante una sesión espiritista, de sentir en carne propia lo que pretendía Diego Cruz cuando tocaba los senos y la vagina de la menor abusada la noche del 3 de enero de 2015 en el puerto de Veracruz.

El juez González Hemadi escribió: “no hubo acción lujuriosa, … (Diego Cruz) no (tuvo) excitación o impulso de satisfacer una avidez sexual, ni el propósito de ejecutar la cópula”.

¿Con qué evidencia contó este señor para sus afirmaciones?

La única disponible fue el testimonio de la menor violada. A pesar de que varios de los perpetradores pidieron disculpas en un video que se hizo público, ninguno entró en detalles sobre su comportamiento delincuente. Así que solo la versión de ella pudo informar al juez sobre el trato infame al que fue sometida.

¿Qué dijo ella?

Que un fulano de nombre Jorge Cotaita la subió por la fuerza a la parte trasera de un vehículo Mercedes de color negro. Ahí quedó atrapada entre esta persona y Diego Cruz. Al volante conducía Enrique Capitaine y en el asiento del copiloto viajaba Gerardo Rodríguez.

Después de despojarla de su celular, la menor fue agredida por los dos varones que tenía a sus costados. “Comenzaron a jalonearle la blusa y le tocaban los senos, metiendo sus manos debajo de la falda y (Jorge Cotaita) introdujo sus dedos en la ropa interior y luego en su vagina; … le bajaron el brasier, a lo que ella les decía que le dejaran de hacer daño, pero ambos (continuaron), sin detenerse, causándole miedo y llanto”.

Para el juez Anuar González Hemadi el testimonio de la víctima fue insuficiente. Poco le importó que las leyes mexicanas consideren como principal el testimonio de las mujeres abusadas sexualmente. De un plumazo tachó a la menor de mentirosa y prefirió imaginarse a sí mismo, usurpando el papel de Diego Cruz, para construir su razonamiento jurídico:

“No se advierte ninguna manifestación, intención, conducta, insinuación, mirada, acercamiento, u otra circunstancia narrada (por la víctima) que diera noticia de una intención de satisfacer un deseo carnal, apetito inmoderado o erotismo sexual.”

El escándalo público alrededor del amparo concedido por este juzgador se justifica.

Este hombre de leyes fue tan lejos como afirmar que no hubo lascivia (deseo sexual) porque no puede presuponerse intención de cópula en los tocamientos impuestos sobre la víctima.

Se atrevió a sugerir incluso que los tocamientos pudieron haber sido “circunstanciales”.

Ayer por la noche este representante de la justicia mexicana fue suspendido. Sus superiores no pudieron resistir la presión social arrojada por la penosa exhibición pública de una sentencia redactada con argumentos indefendibles.

Habrán supuesto en la Judicatura que actuando así señalarían al juzgador errado como una mera anomalía del sistema.

Y sin embargo, González Hemadi es norma y no excepción. Su interpretación prejuiciada, protectora del varón que viola, justificatoria de las agresiones sexuales y cómplice de la impunidad ha acompañado este caso desde el principio.

Si por algo la menor tardó un mes en denunciar fue porque sabía bien sobre la sociedad machista en la que vive. Igual actitud que este juez tuvieron antes el fiscal, el gobernador Javier Duarte, los papás de Los Porkys y la buena sociedad veracruzana.

Este ha sido un proceso judicial movido por la fuerza de la protesta pública y no por la ley y sus instituciones. Sin presión social la menor violada seguiría hoy borrada para la justicia y sus operadores.

ZOOM: Escuché que este juez pudo haber otorgado el amparo a Diego Cruz porque se vendió. Es de temerse que no. Creo que González Hemadi redactó ese texto judicial con la pluma que habrían utilizado muchos otros dentro y fuera del Poder Judicial. La pluma que desconfía del testimonio de la mujer violada para solidarizarse con las intenciones del perpetrador de abuso sexual.

www.ricardoraphael.com

@ricardomraphael

Periodista, académico y escritor. Profesor afiliado a la División de Administración Pública del CIDE. Conductor de los programas "Espiral" (Canal 11) y "Corresponsales" (Canal 13...

Comentarios