Se encuentra usted aquí

El túnel todavía, ¿pero la película?

Puede acomodarse otra explicación sobre 'El Chapo': que el arreglo de protección con el que contaba lo confundió al punto de suponer que podía convertirse en estrella de Hollywood sin ponerse en riesgo
18/01/2016
02:03
-A +A

Nunca se está tan mal que no pueda estarse peor. Ridículo aún mayor que el escape de Joaquín Guzmán Loera a través de un túnel construido por debajo del penal de máxima seguridad hubiese sido el estreno de una película sobre su vida donde productores y actores habrían redactado el guión al alimón con el personaje principal, mientras éste andaba fugado.

Imagine el lector colas larguísimas en Broadway para ver en pantalla a Sean Penn en el papel de El Chapo Guzmán. Visualice la alfombra roja puesta para el día del estreno donde Kate del Castillo, actriz y productora, camina con tacones altos para celebrar el éxito de su controvertida película.

Mientras tanto en Los Pinos se convoca a una reunión de gabinete con un solo punto en el orden del día: ¿Cómo explicar a la opinión pública que Guzmán Loera participó en la realización de este filme biográfico? ¿Cómo justificar que, después de la escandalosa fuga, pudo regresar a su tierra, Sinaloa, para departir con desparpajo acompañado por personajes de la farándula?

Peor aún, ¿de qué manera maquillar el ridículo que significó la grabación de las escenas sobre la vida del narcotraficante sin que la autoridad, que supuestamente lo andaba buscando, supiera nada?

De haberse celebrado la película concebida por Kate del Castillo y Guzmán Loera la ignominia del gobierno de Enrique Peña Nieto habría sido insalvable.

Si el líder de la Federación cometió un error fue colocar al presidente y su gobierno entre el perro y el poste; situación intransitable para ésta y cualquier otra autoridad.

Una cosa fue explicar la insólita construcción del túnel pero otra diferente y de plano irrealizable, habría sido justificar que se concibió, gestó y produjo un filme con la participación del convicto huido.

El Chapo y solo El Chapo es culpable de su recaptura.

Pero una pregunta incómoda continúa flotando como nube cargada de intriga a propósito del último escándalo: ¿cómo es posible que un hombre lo su ficientemente hábil como para colocarse, durante más de diez años, por encima de todos los cárteles mexicanos dedicados al narcotráfico —cuya empresa tiene ramificaciones prácticamente en todo el mundo— haya cometido un error tan estúpido como permanecer en México y luego se haya expuesto a la luz pública reuniéndose con figuras mundialmente conocidas como Sean Penn?

Cabe que El Chapo no sea un hombre tan inteligente como lo han pintado, pero puede acomodarse otra explicación. Que el arreglo de protección con el que contaba lo confundió al punto de suponer que podía convertirse en estrella de Hollywood sin ponerse en riesgo por ello.

No tuvo claridad para calcular sus limites: una cosa es comprar la libertad en abstracto y otra muy diferente es hacerlo para humillar en público al gobernante que por acción o por omisión entregó esa libertad.

Bajo este mismo registro habría de ponderarse la furia desatada contra Kate del Castillo. Si sus intenciones como productora de cine hubiesen prosperado, la humillación infligida en contra del gobierno mexicano habría tenido alcances globales; la peor pesadilla concebible para el presidente y para el país.

El narcotraficante y la actriz fueron demasiado lejos. No importa cuánta haya sido la dimensión del halo de impunidad a favor de Guzmán Loera, con seguridad la participación en un largo metraje sobre su vida no estaba inscrita en el contrato original. El túnel fue el último espectáculo tolerable.

ZOOM: Ya se publicó en el New York Times: el linchamiento de Sean Penn y Kate del Castillo es una cortina de humo. ¿Una cortina para qué? Pues para evitar las preguntas más incómodas: ¿por qué El Chapo actuó como si nada fuera a pasarle? ¿Por qué se atrevió a arriesgar tanto?

www.ricardoraphael.com

@ricardomraphael

Periodista, académico y escritor. Profesor afiliado a la División de Administración Pública del CIDE. Conductor de los programas "Espiral" (Canal 11) y "Corresponsales" (Canal 13...

Comentarios

 

MÁS EN OPINIÓN