Se encuentra usted aquí

Debate con Rabasa

21/09/2015
02:03
-A +A

La réplica del embajador Emilio Rabasa a la columna del jueves pasado ilustra con exactitud mi argumento: el gobierno mexicano hace mucha diplomacia a propósito de los derechos humanos pero actúa de manera insuficiente dentro de las fronteras nacionales.

Dice nuestro representante ante la Organización de Estados Americanos (OEA), a quien respeto y admiro desde hace muchos años, que las contribuciones jurídicas, políticas y económicas de México son prueba de un sólido compromiso del gobierno mexicano con los órganos y las herramientas del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

Y tiene razón: hemos ayudado a que la farola de la calle alumbre a casi todo el continente, excepto a nosotros mismos.

No logro saber cuál es la fuente que utiliza el embajador en su réplica (EL UNIVERSAL 18/09/15). Afirma que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) tramita sólo 245 casos en los que el Estado mexicano está involucrado.

Mi fuente indica otros números; me refiero al documento estadístico que puede consultarse en (http://www.oas.org/es/cidh/multimedia/estadisticas/estadisticas.html).

En la columna anterior afirmé que en esa instancia había más de mil 500 acusaciones en trámite. Reconozco aquí que fui impreciso, el número es mayor. Al cierre del año 2014 se encuentran pendientes de estudio inicial 2 mil 121 peticiones. A estas habrían de añadirse las admitidas y las que todavía no han encontrado solución.

Ciertamente, al no haber sido estudiadas, la CIDH no las considera todavía como “abiertas a trámite”, pero eso no niega que hayan sido presentadas, ni presupone que fueran desechadas. Sólo quiere decir que aún no han sido analizadas.

Se trata del país americano con la cifra más alta en este rubro. Le sigue Colombia con mil 747.

Pero este no es el asunto que más llama la atención. La gravedad de estas estadísticas se encuentra en el renglón denominado “peticiones recibidas”. Aquí México ocupa, a partir del año 2012, el primer lugar y se encuentra dentro de los cuatro países con mayor incidencia desde 2006.

Sirve hacer la comparación en el tiempo: en el año 2006 se presentaron 193 peticiones sobre México ante esta Comisión, un año después fueron 215, en 2012 la cifra llegó a 431 y el año pasado fueron 500 solicitudes.

Insisto, la inmensa mayoría de ellas se hallan pendientes de estudio, pero existen y rebasan la frontera de las 2 mil. No hay otro país integrante de la OEA que haya visto crecer a este ritmo sus denuncias y sin embargo vemos a otros, como por ejemplo Perú o Chile, que han mostrado un decremento sostenido.

Vale mencionar que Venezuela y Uruguay sólo presentaron 14 peticiones el año pasado.

Va de nuevo la crítica: ¿por qué México, un país tan comprometido con los derechos humanos en los foros internacionales, mira al mismo tiempo multiplicarse a este sorprendente ritmo las peticiones ante la CIDH?

Sólo encuentro una posible respuesta: el farol de la calle no alumbra la casa.

Para resolver los problemas que nos aquejan necesitamos mirar la realidad tal cual es; sin manipular cifras, ni sesgar diagnósticos: las políticas de justicia y seguridad son fundamentalmente domésticas y las nuestras no están a la altura del discurso que el gobierno mexicano sostiene a nivel internacional. (El déficit mayor se exhibe en el ámbito local).

Es cierto que desde el plano legislativo se han dado pasos relevantes con las reformas penales y en derechos humanos. Sin embargo el retraso que México tiene con respecto a las políticas públicas relacionadas ha permitido que el pacto de impunidad —protector de criminales y despiadado con las víctimas— siga vigente.

ZOOM: Este síntoma no padece ambigüedades; ante la ineficacia de las procuradurías, las policías de investigación, los tribunales y las cárceles, miles de ciudadanos están decidiendo acudir ante la CIDH.

www.ricardoraphael.com

@ricardomraphael

Periodista, académico y escritor. Profesor afiliado a la División de Administración Pública del CIDE. Conductor de los programas "Espiral" (Canal 11) y "Corresponsales" (Canal 13...

Comentarios

Más sobre el autor

 

MÁS EN OPINIÓN