Se encuentra usted aquí

De la crisis al control de daños

Pocas estrategias demuestran que con el relevo de altos mandos se superan crisis
17/07/2015
02:30
-A +A

De que hay daños al gobierno por la fuga de Joaquín Guzmán Loera, es innegable. De que se generó una crisis en múltiples dimensiones y grados para el país, es incuestionable. De que se tiene que llevar a cabo un control de daños, es urgente.

Este concepto, que introdujeron las Fuerzas Armadas para referir situaciones graves de adversidad, se define como “la capacidad de un barco para absorber el daño y mantener la integridad de la misión”. Extrapolándolo, México es la nave, el objetivo es superar las consecuencias de la fuga de El Chapo, y mantener las instituciones.

La Teoría de Control de Daños señala que ante una tragedia, las primeras medidas que se han de aplicar deben estar enfocadas a estabilizar las áreas afectadas mediante aislamiento y bloqueo. En una especie de terapia intensiva, se debe buscar que los efectos cesen de inmediato. Con ello se impiden daños colaterales.

Obviamente, para la dirección de estas maniobras el capitán debe mantener su liderazgo. Para el caso de la evasión del habilidoso criminal, es el jefe del Estado quien se tiene que poner al frente. Delegar responsabilidades en la cadena de mando, genera un ambiente y un estado de ánimo y de confianza colectivo.

Lo que menos debe influir en ese momento es la desesperación, la precipitación. La ira es una mala consejera a la mitad de una crisis. Suele ser muy peligrosa en una caso extremo. Obnubila la mente y puede inducir la toma de decisiones equivocadas.

Todo capitán y estadista cuenta con un equipo experimentado, probado. Es en cada uno de sus integrantes en quienes debe delegar su deber de estabilizar, reordenar, refuncionalizar y dar continuidad al Estado.

Tratándose de un grave trastorno institucional, se debe dar la más alta prioridad a una estrategia de información. Es la fórmula más segura para evitar el pánico. Para que el grupo recobre la serenidad y la claridad.

Uno de los más perniciosos factores que se deben evitar es el rumor. Puede ser un tósigo mortal para quienes alientan o se congratularían con un motín.

Como síntesis de lo anterior, el control de daños debe contener y ofrecer una cierta certeza de que, con los pasos que se den en un determinado momento, se compensarán las pérdidas y se repararán los daños.

Hasta ahora, pocas estrategias de superación de crisis han demostrado que el relevo de los altos mandos de un equipo, ya sea marítimo o estatal, sea garantía de que se obtendrán mejores resultados. Menos aún, cuando sus subordinados inmediatos actuaron con probada eficiencia y lealtad. Su eficacia previa nunca es ni será garantía de que una tragedia no ocurrirá jamás.

Lo que suele ser inevitable es que se destituya a los partícipes inmediatos y directos de una debacle. En ellos hay una falla evidente, inequívoca. Pues como ejecutores de una orden superior, no fueron capaces de acatarla. Incluso, podrían haberla traicionado.

¿Quiénes, sino los que establecieron, conocieron y operaron una institución, un organismo, una estructura gubernamental en este caso, pueden ser los más indicados y aptos para reparar el desarreglo que en algún momento se haya producido?

La improvisación no está sugerida.

SOTTO VOCE… Los cambios y enroques que anuncia en su gabinete el jefe de Gobierno del DF, doctor Miguel Mancera Espinosa, fueron hechos con todo cuidado, pero sobre todo con máxima sensibilidad política… Sería muy conveniente explicar en palabras sencillas, a través de una campaña de medios, los alcances y el resultado de la Ronda Uno y la protección que le da el Estado mexicano a las reservas probadas y probables en la Ronda Cero. Es interesante, que 83% de lo explotable se asigna al nuevo Pemex y sólo el 17 restante sea suficiente para atraer el interés de empresas nacionales y extranjeras. Independientemente de que el riesgo de exploración lo asumen los privados, se les cobran altas regalías e impuestos, esquema que se compara con el que rige prácticamente en todos los países productores de crudo… ¿Cuántos políticos que han hecho papeles lamentables o que están a punto de terminar un encargo se promueven para ocupar un lugar en el gabinete presidencial? Varios de los que pronto serán ex gobernadores son los primeros que se han apuntado, entiéndase Calzada y compañía.

[email protected]

@mariobeteta

Es un economista especializado en periodismo. Ha sido galardonado con el Premio Nacional de Periodismo por el Club de Periodistas de México, en tres ocasiones.
 

COMENTARIOS