Se encuentra usted aquí

La epidemia de violencia ya está en la CDMX

16/03/2017
02:03
-A +A

Malas noticias para la capital del país. El Observatorio Ciudad de México Seguridad y Justicia presentará el día de hoy su Reporte de incidencia delictiva 2016.

Su principal hallazgo: que desde 1997, aquel año atroz que quedó marcado por la epidemia de secuestros “exprés”, y fue azotado por el homicidio, el robo a comercios, restaurantes y casas habitación —el último año, por cierto, que el PRI gobernó la Ciudad de México—, no se había reportado una tasa tan alta de homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes.

En 1997 la tasa fue de 10.98 homicidios. En el trágico 2016, la tasa llegó a 10.78 por cada cien mil habitantes.

Desde 1997 no se había registrado, tampoco, un número tan alto de homicidios dolosos cometidos con arma de fuego (558).

Según el Observatorio, en la Ciudad se invirtió desde 2014 la tendencia a la baja en términos de violencia letal: hoy tenemos 10.78 carpetas de investigación por cada cien mil habitantes.

Cuatro delitos tuvieron un comportamiento a la alza. En comparación con 2015, el homicidio creció 11.48%. El robo a casa habitación se disparó 13.02%. El robo a negocio aumentó 6.98%. El robo a transeúnte: 8.80%.

El año pasado, las cuatro delegaciones más peligrosas de la Ciudad fueron Cuauhtémoc (Morena), Benito Juárez (PAN), Venustiano Carranza (PRD-PT) e Iztapalapa (PRD). Estas demarcaciones obtuvieron los primeros lugares en diez delitos de alto impacto.

Las cifras en Cuauhtémoc son de escándalo. La delegación “triunfó” en robo con violencia (504.78 por cada cien mil habitantes); robo a negocio (436.38); robo a transeúnte (760.75); extorsión (12.22) y violación (12.4).

De acuerdo con el Observatorio, la demarcación habría obtenido en 2016 el primer lugar nacional en robo a transeúnte y el segundo en robo a negocio.

En Benito Juárez, la tasa de robo a vehículos fue de 226.49 por cada cien mil habitantes, y de robo a casa habitación de 161.93 por cada cien mil.

Venustiano Carranza mostró cifras preocupantes en las tasas de homicidio doloso (20.82) y culposo (20.34). Su tasa de robo con violencia fue de 308.69 por cada cien mil habitantes.

Iztapalapa registró el cuarto lugar en homicidio culposo. En relación con 2015, la tasa de secuestros en la demarcación creció 125%.

Los delitos de alto impacto aumentaron en general en Magdalena Contreras (PRI-PVEM), Tláhuac (Morena), Milpa Alta (PRI-PVEM), Xochimilco (Morena), Coyoacán (PRD), Gustavo A. Madero (PRD-PT) y Tlalpan (Morena).

Según las cifras del Observatorio, tomadas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, la Ciudad de México obtuvo el tercer lugar nacional en robo a negocio (174.62 por cada cien mil habitantes) y el tercer lugar en secuestro (después del Estado de México y Veracruz).

El Reporte de incidencia delictiva contiene, por lo menos, seis buenas noticias. El año pasado descendieron las tasas de secuestro, extorsión, robo de vehículo, robo con violencia, homicidio culposo y violación. Sin embargo, su conclusión es aterradora: vivimos el año más violento de las últimas dos décadas. La tasa de homicidios registrada en 2016 señala que en la capital del país el homicidio se ha convertido en una epidemia.

Termina el mito de la Ciudad segura.

NOTA: El comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales, y el subsecretario Roberto Campa reaccionaron ayer a la columna titulada Osorio, el cártel más violento y el fracaso de la estrategia.

Renato Sales aseguró que el actual escenario de violencia no es peor que en el sexenio pasado: envió una gráfica con datos del Inegi que revela que la tasa de homicidios, en el sexenio de Enrique Peña Nieto, no ha alcanzado “ni por mucho” el pico registrado en 2010-2011, los peores años del gobierno de Felipe Calderón.

El subsecretario Campa envió un apunte que señala que de 2006 a 2012 los homicidios dolosos aumentaron 84%, al pasar de 11 mil 806 a 21 mil 736, mientras que, de 2012 a 2016, “los homicidios dolosos han disminuido 4.3% al pasar de 21 mil 736 a 20 mil 792”.

Campa admite que hay un repunte en la violencia, pero afirma que el número de homicidios vinculados a la delincuencia organizada “registró un descenso de 37% en los primeros 50 meses de esta administración con relación a los 50 meses previos, al pasar de 58 mil 260 a 36 mil 424 casos”.

Según sus notas, mientras en 2011 74.35% de los homicidios dolosos estaba relacionado con la delincuencia organizada, en 2016 esta proporción se redujo a 50.24%. Comparto con los lectores esta otra visión.

@hdemauleon

[email protected]

Comentarios

 

MÁS EN OPINIÓN