Se encuentra usted aquí

El GDF sabía la dirección de narcomenudistas de la Condesa desde 2014

19/05/2016
02:01
-A +A

Ayer narré en este espacio cómo un edificio situado en Benjamín Hill número 12, en la colonia Condesa, fue tomado con lujo de violencia por la Asamblea de Barrios; relaté la forma en que ese inmueble se volvió un foco permanente de ilegalidad, y de zozobra para los vecinos. El lugar fue denunciado desde 2014 como un centro de narcomenudeo. Pero las autoridades capitalinas no hicieron nada. En diciembre pasado sucedió ahí una balacera, ocasionada por la disputa de 90 sobres de cocaína, en la que el rol más relevante fue ocupado por agentes de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina.

Conté también que el edificio estaba habitado por gente armada y que la azotea era ocupada por halcones que reportaban por radio los movimientos de la calle.

A unas horas de la publicación de la columna, llegaron a mi correo dos fotografías. Las había tomado un vecino que me pidió que no las publicara para que los ocupantes del edificio no fueran a identificar el sitio desde donde fueron tomadas.

La primera foto muestra a tres halcones armados con tubos y un bat de beisbol. Parecen llevar varias horas de guardia, porque han subido a la azotea colchonetas y unas cobijas. Discuten sobre algo, entre tinacos y antenas parabólicas. Las cosas que hay en todas las azoteas.

La segunda fotografía es alarmante. Muestra el puesto de vigilancia que los halcones han instalado en la azotea: hay unos bancos de madera, unas tazas y unos recipientes con agua. Nada de eso es importante. Lo importante es lo que está junto a los bancos: seis bombas molotov con la estopa lista para ser prendida, y varios montículos compuestos por piedras y ladrillos.

El edificio de Benjamín Hill fue denunciado a mediados de 2014. La denuncia, realizada por vecinos, fue por “venta de armas y drogas”.

El 3 de agosto, a través de una tarjeta informativa, hubo un cruce de información entre la Dirección General de Seguridad Pública de la delegación Cuauhtémoc, y la Secretaría de Gobierno del GDF:

“Por medio de la presente me permito hacer de su superior conocimiento el seguimiento de la investigación realizada en los domicilios donde se presume la venta de armas y droga”.

La tarjeta iba acompañada por varias fotos.

En una de ellas, cinco sujetos con tatuajes y gorras sacaban armamento de una maleta. El documento —cuya copia se halla en manos del columnista— indica que durante la investigación se realizó “vigilancia fija y móvil en diferentes horarios y días”, y se hicieron “tomas fotográficas del lugar y personas”.

Se lee:

“Durante la vigilancia del edificio se logró observar a varios sujetos de 25 a 35 años aproximadamente, quienes portan cangureras y vigilan el lugar las 24 horas. El domingo 11 de mayo se pudo confirmar que al menos uno de los sujetos portaba un arma de fuego, al parecer calibre .38 especial

“Siguiendo con la vigilancia se observó que al lugar llegó una camioneta Suburban color negro, un VW Jetta gris y una motocicleta de pista.

“No se logró confirmar los literales de las placas de circulación de estos vehículos, ya que el lugar está vigilado y no permiten acercarse”.

La tarjeta concluía dos cosas. Una: “En el lugar existe la venta de armas y droga”. Otra: “Hay personas que portan armas”.

El delegado era entonces el perredista Alejandro Fernández. El director de Seguridad Pública de la Cuauhtémoc, Raúl Nieto. El secretario de Gobierno, Héctor Serrano. El jefe de Gobierno: Miguel Ángel Mancera.

En la balacera ocurrida en diciembre pasado participó precisamente una Suburban de color negro.

Se han cumplido dos años del inicio de aquella investigación. Los halcones siguen en la azotea, y en la calle se mantienen sujetos que vigilan el lugar las 24 horas.

¿Qué le impide al gobierno actuar?

NOTA: En la entrega de ayer informé que según una nota de La Jornada los habitantes del edificio de Benjamín Hill habían dicho que cualquier asunto relacionado con ellos se viera con René Bejarano y Dolores Padierna. En una llamada al columnista, Bejarano se deslindó del grupo que tiene tomado el edificio: “Ni Dolores ni yo tenemos nada que ver con ese grupo ni con la Asamblea de Barrios. Quien lo diga pretende engañar”, concluyó.

@hdemauleon

[email protected]

Comentarios