Se encuentra usted aquí

Una historia de espías en México

20/04/2017
02:01
-A +A

Ahmed Mansoor es un activista que lucha por la democracia en los Emiratos Árabes Unidos. El gobierno lo ha perseguido y encarcelado, y por ello ha recogido la solidaridad internacional.

A Mansoor le intentaron hackear el iPhone usando un software llamado Pegasus, que vende la compañía israelí NSO Group.


Artículo

Pegasus: el software espía definitivo para iOS y Android

Pegasus es capaz de realizar una recopilación completa de nuestra información: contactos, historial de navegación, mensajes de texto, keylogger, grabación de llamadas y más
Pegasus: el software espía definitivo para iOS y AndroidPegasus: el software espía definitivo para iOS y Android

Citizen Lab, el prestigiado centro antiespionaje de la Universidad de Toronto, lo comprobó y denunció. Y NSO Group perdió la capacidad de hacer ese hackeo.

El gobierno mexicano supo de esto porque, según me relatan fuentes, resulta que es usuario distinguido de Pegasus. Así que, según los mismos informes confidenciales, el ataque a NSO Group dejó a ciegas capacidades de espionaje del Cisen, la PGR y doce gobiernos estatales: Baja California, Chihuahua, Durango, Tamaulipas, Jalisco, Nayarit, Tlaxcala, Estado de México, Ciudad de México, Puebla, Guerrero y Campeche.

Por semanas no pudieron espiar.

De acuerdo con estas fuentes federales, la historia les empezó a reventar a mediados de 2016, cuando recibieron noticias de que NSO Group tendría fallas en sus servidores que se encargan de infectar teléfonos celulares para extraerles información (con este sistema, los dispositivos móviles se vuelven prácticamente unos centros de espionaje, pues el espía puede tener acceso a toda la información, contactos, chats, fotos y hasta puede activar a control remoto la cámara y el micrófono para ver y escuchar lo que hace el espiado).

NSO Group habría informado a México que los teléfonos ya intervenidos seguirían estándolo, pero que no podrían intervenir nuevos. El asunto se puso peor aproximadamente un mes más tarde porque ya ni siquiera podían extraer nada de los anteriormente infectados. Durante semanas, Pegasus estuvo inactivo y los espías se quedaron a ciegas.

En agosto de 2016 Citizen Lab publicó la noticia de que el activista árabe Mansoor fue objetivo de intentos de hackeo por medio de mensajes de texto hechos a su medida: con contenido que podría interesarle a él, referencias directas a su persona y un link para redireccionar. Citizen Lab explicó que contactó a Apple y que la multinacional contestó que se encargaría del asunto.

Gracias a una actualización del sistema operativo de iPhone, se derrumbó el aparato internacional de espionaje de NSO Group, compañía que a finales de agosto habría dicho que el servidor vulnerado estaba aislado del sistema y por tanto no había riesgo de filtración o extracción de datos sensibles. Las capacidades de espionaje se habrían recuperado después, aunque no queda claro de qué modo.

SACIAMORBOS. Apenas este 10 de febrero de 2017 se dio a conocer que tres mexicanos, promotores del impuesto a los refrescos en nuestro país, habían sido atacados por el software espía Pegasus. Según sus dueños, ese software sólo se vendía a gobiernos.

A mi iPhone llegaron también el año pasado mensajes de texto con exactamente esas características. Seguramente no fui el único. Hay una investigación en curso, pero independientemente de a dónde lleve, es importante resaltar que esta herramienta tecnológica ofrece tales capacidades al Estado que fácilmente cae en la tentación del exceso, de la ilegalidad, y empezar a espiar a quien le dé le gana, a quien pueda tocar sus intereses aunque no haya cometido ningún delito y, además, lo puede hacer con un clic, sin tener que pasar por la autorización de un juez.

 

[email protected]

Carlos Loret de Mola nació en Mérida, Yucatán, México, en 1976. Tiene una licenciatura en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Más sobre el autor

Comentarios