Se encuentra usted aquí

Claro que se puede poner peor

El empobrecimiento de la industria petrolera mexicana no es culpa de Trump como tampoco lo es que México haya crecido notablemente su deuda
17/01/2017
02:02
-A +A

Las matemáticas no son tan complicadas: hace diez años México producía 3 millones de barriles de petróleo al día, hoy produce menos de 2 millones; y hace diez años, el precio de cada barril era de 100 dólares, hoy es de 50.

En síntesis, la principal fuente de riqueza de nuestro país, el petróleo, cada vez vale menos, puesto que se produce una menor cantidad y ésta se vende a un menor precio. La riqueza petrolera de México ha disminuido sustancialmente. Y por ello, México es más pobre.

Así lo detectan los mercados financieros: México tiene menor riqueza, México es más pobre, y la consecuencia automática de esto es que el peso se deprecia. Por ello, hace diez años el dólar valía 11 pesos y ahora supera los 20.

Es verdad que la mala perspectiva de la economía mexicana se ha agudizado por la victoria de Donald Trump en la elección estadounidense y sus cada vez más frecuentes amenazas contra nuestro país. Pero el empobrecimiento de la industria petrolera mexicana no es culpa de Trump como tampoco lo es que México en los últimos años haya crecido notablemente su deuda.

Es un potaje de estos factores lo que hace que exista preocupación y desencanto por el porvenir económico mexicano. Y claro, la incertidumbre sobre qué tipo de presidente de Estados Unidos va a ser Donald Trump, y qué tanto va a poder cumplir sus promesas.

Lo petrolero no va a mejorar. No hay ningún descubrimiento de algún yacimiento-tesoro bajo nuestros mares ni existe hoy por hoy la posibilidad de que los precios del barril de crudo se vayan a disparar.

¿Y Trump? El viernes toma posesión. A partir de ahí empezará a saciarse la incertidumbre. Sabremos cuántas de sus posiciones fueron mera palabrería y cuántas se convertirán en políticas públicas. Hoy sólo existe especulación y eso incide en la cotización peso-dólar y en las expectativas de crecimiento de la economía mexicana.

Pero cuando se vaya mitigando la incertidumbre la cosa se puede poner mucho peor, si Trump cumple todas sus amenazas.

Y lo saben todos, aunque lo quieran negar.

SACIAMORBOS. 1.— Me dedicó un desplegado Carlos Romero Deschamps a propósito de mi columna sobre él y su papel en el mundo petrolero mexicano. Lo firmó el área de Comunicación Social del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana. Yo no le muevo una coma a mi columna El sindicato de Pemex, sospechoso del caos, donde ubico a Romero Deschamps tal cual: “un rancio político corrupto conocido por sus prácticas gangsteriles”.

2.— Hoy hay reunión clave en Los Pinos. Dicen los informados que se reúnen el presidente Enrique Peña Nieto y el gobernador Eruviel Ávila con el objetivo de definir el nombre de quien será candidato del PRI a la gubernatura del Estado de México. Dicen que entra puntero Alfredo del Mazo. Pero ya se sabe lo volátil que es esto. A ver si no le pasa como en el cónclave del Vaticano: el que entra Papa sale cardenal.

[email protected]

Carlos Loret de Mola nació en Mérida, Yucatán, México, en 1976. Tiene una licenciatura en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Más sobre el autor

Comentarios

 

MÁS EN OPINIÓN

NOTICIAS DEL DÍA