Se encuentra usted aquí

La niña, el gobernador, el asesinato

05/01/2016
02:04
-A +A

El gobernador conoció a la alcaldesa asesinada desde que era una niña. A Gisela Mota la llevaba de la mano su mamá Juanita Ocampo a los mítines de izquierda que desde hace décadas encabeza en Morelos el hoy mandatario Graco Ramírez Garrido.

Por eso, el gobernador la apoyó para convertirse a sus 33 años en presidenta municipal de Temixco. Y por eso ella le fue leal, al grado de que le costó la vida respaldar a Ramírez Garrido en su política de establecer el Mando Único policiaco en todo el estado, estrategia que no parece gustar mucho a los delincuentes.

Su asesinato fue un mensaje al gobernador. Fue también una amenaza colateral a los alcaldes del sur de esa entidad: Coatlán del Río, Tetecala, Maztepec, Amacuzac (de donde fue presidente municipal Alfonso Miranda, dirigente del PT, tío de El Carrete) y en menor medida Miacatlán, Jojutla y Xochitepec.

Tlaquiltenango merece mención aparte: el gobierno del estado sospecha que el alcalde está amenazado y funge como mensajero de Los Rojos. En el bando de Enrique Alonso Plascencia atribuyen la sospecha a que si bien el munícipe es perredista como el gobernador, pertenece a una corriente rival, la encabezada por el senador Fidel Demédicis. Ayer cuando el Mando Único de Morelos (apoyado por el Ejército, la Policía Federal y la PGR) fue a tomar la policía del municipio, el alcalde salió a enfrentar verbalmente al comisionado estatal de Seguridad, Alberto Capella.

El gobernador asegura que el criminal más peligroso de Morelos, Santiago Mazari El Carrete, líder de Los Rojos, amenaza a alcaldes para que no acepten el Mando Único y que además le den 10 por ciento del presupuesto local. Fuentes de seguridad estatales dicen que también pide nombrar a los jefes de la Policía y Obras Públicas.

El otro cártel que desde hace años mantiene a Morelos bajo yugo es Guerreros Unidos. Las autoridades han identificado desde hace años como su líder a Federico Figueroa, hermano del fallecido cantautor Joan Sebastian.

Ayer por la mañana, entrevisté en Primero Noticias al gobernador Ramírez Garrido. Señaló que el futbolista Cuauhtémoc Blanco, singular presidente municipal entrante de Cuernavaca, la capital estatal, está abriéndole la puerta a Guerreros Unidos en la plaza más relevante de todas. Explicó que por su inexperiencia, al deportista lo manejan los hermanos Yáñez, dueños del Partido Socialdemócrata (PSD) de Morelos que lo postuló, y que tienen estrechos vínculos con Figueroa. En conferencia, Blanco le pidió que cuide sus declaraciones y los responsabilizó de lo que pudiera pasarle a él y a su familia.

SACIAMORBOS. El Mando Único tomaba el control en Tlayacapan cuando el recién llegado alcalde dice al comisario federal y al comisionado estatal: “Permítanme presentarles a nuestro director de Seguridad Pública, el sensei Abel, experto en artes marciales”. Ante la mirada atónita de las autoridades, aparece en escena un tímido veinteañero, delgado y de baja estatura, jeans y gorra, sin preparación ni acreditación, pero eso sí, con un pequeño dragón bordado en su playera.

[email protected]

Carlos Loret de Mola nació en Mérida, Yucatán, México, en 1976. Tiene una licenciatura en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Comentarios

MÁS EN OPINIÓN

NOTICIAS DEL DÍA