La operación cicatriz de AMLO

Bajo Reserva
20/03/2017
02:18
-A +A

La operación cicatriz de AMLO

Todo parece indicar que el presidente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, inició una operación cicatriz en la búsqueda de limar asperezas con las Fuerzas Armadas, a quienes la semana pasada exigió que dieran una explicación acerca de la desaparición de los 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, sucedida en 2014. Ayer, en el acto político de López Obrador en Querétaro, destacó la presencia en las primeras filas del general de brigada Diplomado del Estado Mayor en retiro, Luis Vicente Domínguez, quien estuvo 47 años en activo y fue Agregado Militar y Comandante de la 40/a. Zona Militar. El general suscribió ayer junto con ex panistas y ex priístas un “acuerdo político” por el que AMLO suma apoyos para Morena en el 2018. López Obrador dijo que siempre ha contado con el voto de los soldados y hasta ofreció mejorarles el sueldo si llega a la Presidencia de la República en 2018. Las mismas palabras fueron repetidas más tarde por el líder de Morena en San Luis Potosí ¿Restañando heridas?

 

¿Fuego amigo en Nayarit?

Quien tendrá muchas explicaciones que dar, nos dicen, es el gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval Castañeda, pues en algunos sectores del PRI consideran que no está muy de acuerdo con el hecho de que el senador con licencia y ex líder de la CNOP, Manuel Cota, sea el candidato priísta al gobierno nayarita. Ayer, durante el acto en el que Cota fue designado candidato del PRI, y al que según los organizadores acudieron 20 mil personas, algunas de ellas se levantaron y abandonaron el recinto. Asistentes al acto aseguran que se trata de gente del gobernador, quien, consideran, está jugando en contra de la candidatura de Cota. El problema, nos dicen, es que al acto acudió la plana mayor del partido, entre ellos el presidente nacional Enrique Ochoa y la secretaria general, Claudia Ruiz Massieu, quienes, según priístas nayaritas, deberían pedir una explicación al mandatario estatal para aclarar en qué equipo está jugando.

 

El pecado de ser un Chucho

Nos dicen que la crisis de los legisladores del PRD no solamente se da en el Senado, sino también en la Cámara de Diputados. En medio del affaire de Miguel Barbosa, que tiene en un limbo jurídico la titularidad de la coordinación entre Dolores Padierna y Raúl Morón, nos dicen que en San Lázaro no cantan mal las rancheras. Nos detallan que algunos diputados ya piensan en su futuro político y desde ahorita temen ser identificados cuando busquen dar el brinco a otro cargo. En especial, algunos buscan que no se les identifique como miembros de la corriente Nueva Izquierda, por lo que piden no se les vincule con esa tribu, también conocida como la de Los Chuchos. Tal es el caso, nos dicen, del diputado federal Rafael Hernández Soriano, quien aseguran dijo a sus colaboradores, en una junta realizada hace unos días, que no quiere ver que en eventos públicos o en la prensa se le anuncie como miembro de Nueva Izquierda, pese a que, nos comentan, él fue uno de sus fundadores. Así, además de hacerse a un lado del sello del PRD algunos ya también se blindan para no ser reconocidos como Chuchos a la espera de que les sea perdonado el pecado de haber pertenecido a esa corriente y haber obtenido beneficios de ello.

 

Presión del PAN a Kiko Vega

Nos cuentan que si bien es voluntario hacer la declaración 3de3 en la plataforma de Transparencia Mexicana, el Partido Acción Nacional solicitará al gobernador de Baja California, Francisco Vega de la Madrid, subir a esa plataforma sus declaraciones patrimonial, de intereses y fiscal. La sugerencia para don Kiko viene después de que el organismo ciudadano diera a conocer que de los 32 gobernadores, seis de éstos siguen en la opacidad, entre ellos el panista. El blanquiazul ha señalado que no se puede andar con la bandera de la transparencia si desde los militantes no se ejerce, por lo que dicen que aunque no es presión, confían en que muy pronto el gobernador Vega, presente su 3de3 y se sume a los gobernadores azules que ya lo hicieron. Lo bueno es que no es presión, sino una invitación con apremio para que el gobernador haga sus declaraciones.

 

***En la foto: AMLO durante un acto político en Querétaro. (DEMIÁN CHÁVEZ. EL UNIVERSAL)

Bajo Reserva es elaborada con aportaciones de periodistas y colaboradores de EL UNIVERSAL previamente verificadas

Comentarios

 

MÁS EN OPINIÓN