Se encuentra usted aquí

Febrero rojo

22/03/2017
02:14
-A +A

Enero fue malo. Febrero fue horrible. 2 mil 98 víctimas de homicidio doloso en todo el país. Eso equivale en promedio a 75 víctimas por día. Eso es seis cadáveres más por jornada que en enero y 20 más que en febrero de 2016. Sí, veinte víctimas más por día. Suficiente para llenar, tan solo con los muertos adicionales, una fosa como la de Colinas de Santa Fe en menos de dos semanas.

Va un dato para dimensionar el horror. El Inegi cuenta (desde 2008) más muertos que el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Pero resulta que el total del SESNSP en febrero de 2017 es superior al total del Inegi de febrero de 2011. Eso significa que, más o menos, el total de febrero de 2017 va a acabar siendo aproximadamente 14% mayor que el total del mismo mes hace seis años. Y para los que no lo sepan, 2011 fue el año más violento del sexenio de Felipe Calderón.

De 2011 a 2017, la población creció aproximadamente 7% (según Conapo). Luego entonces, medido en tasa por 100 mil habitantes, acabamos de tener probablemente el peor febrero de los últimos veinte años. Así de fácil y así de espantoso.

De hecho, al ritmo actual, es probable que este año tenga tanta o más violencia homicida que 2011. En términos de tasa, relativizando y normalizando todo lo que haya que relativizar y normalizar. Pronóstico para fin de año: una tasa de homicidio entre 23 y 24 por 100 mil habitantes. El nivel de 2011.

Y el problema no es sólo de nivel, sino de trayectoria. A tasa anual, febrero contra febrero, el número de víctimas de homicidio aumentó 34% (ajustando por el hecho de que 2016 fue un año bisiesto), un ritmo equivalente al de los peores momentos de la escalada en el gobierno de Calderón.

Para rematar el asunto, la oleada parece generalizada. Si bien una media docena de estados ha contribuido más que proporcionalmente al incremento de homicidios, el resto del país no ha estado quieto. En febrero, el número de asesinatos creció en 25 de 32 entidades federativas comparado con el mismo mes del año pasado (el cual, valga la aclaración, tuvo un día más).

En algunos casos, el ritmo de crecimiento es para tumbar la mandíbula de puro asombro. En Baja California Sur, el número de homicidios se multiplicó por 10 de febrero a febrero. En Nayarit, por seis tras el operativo con helicóptero artillado que acabó con la vida del H2. En Chihuahua, casi por dos.

En Veracruz, el aumento fue de 158%. En San Luis Potosí, 117%. En Guanajuato, 75%. En Baja California (la norte, la fronteriza), 71%.

¿Qué está pasando? No sé y ya no me atrevo a teorizar. Pero sí sé que algo no está pasando: no ha habido una reacción eficaz y vigorosa del gobierno federal. O, siquiera, algún sentido de urgencia. Los principales funcionarios del sector seguridad siguen negando la gravedad de la situación, peleándose con los números y con los analistas, y haciendo comparaciones francamente ridículas entre los últimos 50 meses de Calderón y los primeros 50 meses de esta administración (no parecen caer en cuenta que, por simple efecto de base, esa manera de contrastar va a lucir espantosa para su causa en menos de un año). Mientras eso pasa, cada mes es peor que el anterior.

¿Y hay algo que hacer en lo que queda del sexenio? Tal vez. Aquí pueden encontrar algunas ideas: http://eluni.mx/2iALxM1. Pero el problema, mucho me temo, es más de voluntad que de ideas o de recursos. En los principales centros de decisión ya no quedan ganas más que para administrar el desastre. Luego entonces, eso es probablemente lo que tendremos en los próximos meses: un desastre. La única duda es sobre su tamaño.

 

[email protected]

@ahope71

Comentarios

MÁS EN OPINIÓN